Victoria Puche (APHA): “Necesitamos un plan de rescate, no un plan de apoyo”

Entrevista a Victoria Puche, presidenta de APHA (Asociación Provincial de Hoteles de Alicante).

Recientemente ha sido reelegida como presidenta de la Asociación Provincial Hotelera de Alicante (APHA). ¿Qué balance hace de su primer mandato?

El primer mandato ha coincidido con la crisis económica derivada de la crisis sanitaria que llevamos sufriendo casi un año. No ha sido nada fácil pero si positivo respecto al trabajo inicial que me marqué. Quería que la Asociación tuviera más peso representativo en las diferentes administraciones para conseguir metas más importantes (económicas y de poder de decisión) no solo para los asociados, sino también para el destino turístico que representa la capital y la provincia. Han sido dos años muy duros y muy intensos pero mantengo la misma ilusión y pasión por este sector. Una vez entrada la crisis con el confinamiento, nuestra labor se centró primordialmente en el asesoramiento legal y sanitario para nuestros asociados y en la exigencia de las ayudas y coberturas económicas que ya veíamos que el sector iba a necesitar.

¿Qué objetivos se marca la asociación para los próximos años?

Incrementar nuestra masa social, representar y defender de forma colectiva los intereses de nuestra industria turística ante las distintas administraciones poniendo en valor la importancia de la promoción y mejora continua de todos los destinos de la provincia, conseguir que Alicante tenga más diversidad respecto a su oferta turística y eso pasa por conseguir el Palacio de Congresos para la capital. Queremos que el Corredor Mediterráneo sea un hecho real porque las infraestructuras en la provincia necesitan de un empuje económico en este sentido. Conseguir más partida presupuestaria para la promoción nacional e internacional de nuestro destino, etc…

2020 ha sido un año marcado por la pandemia con efectos desastrosos para la planta hotelera. ¿Para cuándo se atisba una recuperación?

Yo no soy ningún gurú de esta profesión pero me atrevo a decir que, si todo el proceso de vacunación continúa de forma positiva, podemos empezar a ver los primeros signos de recuperación para el verano próximo.

¿Cuándo se volverán a alcanzar las cifras de ocupación anteriores a la pandemia?

La inmensa mayoría estamos deseando poder volver a viajar y creo que va a ser así cuando nos lo permitan. Podremos recuperar cifras de ocupación parecidas a años anteriores durante los meses de julio y agosto; pero desde luego, no de precio medio. Para eso tendremos que esperar a comienzos del 2023.

¿Han notado el apoyo de las administraciones a lo largo de estos meses o se han sentido abandonados o incomprendidos?

Siempre esperamos más de las administraciones. Y es una de nuestras funciones primordiales: luchar, en el buen sentido, para que nuestras peticiones sean atendidas. A este respecto, desde la administración central y autonómica nos hemos sentido no solo desprotegidos, sino también atacados con declaraciones que no han beneficiado el reconocimiento y la importancia que tiene este sector como primera industria económica. Este sector necesita ayudas económicas directas que en la pasada crisis sí se dieron a otras actividades como la banca. No podemos remontar por si solos esta crisis porque no debemos olvidar que los mayores perjudicados siguen siendo las PYMES de menos de 50 empleados, el pequeño hotel familiar, el restaurante, el bar de la esquina… No generamos ingresos y seguimos pagando todos los impuestos, alquileres, préstamos, etc…. Las ayudas indirectas del Gobierno Central no nos dan respiro. Son medidas económicas insuficientes para los potenciales receptores ante la inexistencia de inyecciones de dinero, como ha ocurrido en otros países. La falta de ayudas directas en el plan del Gobierno es incomprensible.

Las patronales hoteleras insisten en que sus establecimientos son seguros y que, incluso, van más allá de los protocolos. Entonces ¿por qué la Comunidad Valenciana no figura entre los corredores seguros?

Debe haber unas directrices homogéneas fijadas por la Unión Europea para todos los países miembros: si es necesario hacer pruebas al entrar o salir y cuáles, y si hay que guardar cuarentena o no. Los corredores sanitarios empezaron en las islas por la contingencia geográfica que representan; pero ya hemos visto que con el avance negativo que ha sufrido toda la UE, no han sido seguros en ningún caso.

¿Es incompatible la seguridad sanitaria con la recuperación económica?

Debe haber seguridad sanitaria para la recuperación de este sector, sin duda alguna. La actividad turística, sea cual sea, necesita movilidad, acercamiento, atención al cliente… y eso es intrínsecamente incompatible con la Covid-19.

¿Hacia dónde tiene que ir la planta hotelera alicantina? ¿Es necesaria una modernización o el sector ya ha dado los pasos necesarios?

Debemos seguir dando licencias para la construcción de nuevos hoteles en la capital y la provincia. Nuestra planta hotelera tiene y cumple con las necesidades más altas de nuestra demanda. Nos hemos ido modernizando y adaptando a una demanda cada vez más exigente; incluso la mayoría de veces, adelantándonos a las necesidades creando nuevas expectativas para hacer venir a los turistas a nuestro destino. Eso sí, para que haya más oferta hotelera, la ciudad debe tener más que ofrecer también.

Los expertos inciden mucho en el proceso de digitalización como clave para el futuro inmediato. ¿En qué punto se encuentran los hoteles alicantinos?

Las nuevas tecnologías se han fortalecido por la vía rápida en multitud de casos durante la crisis provocada por la Covid-19. Su utilización ha permitido distintas salidas… sistemas de checking online, uso de robots  y chatbots para determinados servicios, reconocimientos faciales…

La digitalización de datos y procesos ayudan a obtener valiosa información y esto nos aporta datos para dar más satisfacción a las expectativas del cliente. Pero sigo insistiendo: sin el factor humano entendido como atención al cliente, cercanía, vocación de servicio, etc. Nunca debemos olvidar el CORE de este sector que es la atención a las personas que vienen a nuestros destinos a pasar sus mejores días de descanso.

¿Cuál sería su principal demanda a los políticos para contribuir al crecimiento y desarrollo del sector?

Necesitamos un plan de rescate y no un plan de apoyo. Los recursos son cada vez menos y el desempleo y los cierres cada vez mayores. Lo que exigimos son medidas concretas.

La situación es muy clara: este sector está en la UCI afectado por la Covid-19. Con la llegada de la vacuna, parecía que íbamos a poder levantarnos pero, tras el anuncio de la nueva cepa y del cierre de los mercados, necesitamos incentivos y medidas muy concretas y adaptadas a la casuística que vive el sector.

Hay medidas que ya están funcionando, como los ERTE, los créditos ICO y las carencias hipotecarias, pero se deben poner en marcha otras complementarias inmediatas para evitar la destrucción masiva de empleo, aumentando la flexibilidad.

Necesitamos un plan de recuperación específico e inmediato; la extensión de los ERTE de manera inmediata durante todo 2021 y la extensión de la bonificación de la Seguridad Social a cargo de la empresa para los trabajadores afectados, suspensión y exoneración de impuestos cuando no haya actividad, como el IAE, la Tasa Residuos Urbanos de Actividades, la Tasa de Paso de Vehículos, la Tasa de Ocupación de Vía Pública o el IBI, para lo que solicitamos la modificación de la legislación nacional que impide a los ayuntamientos la exoneración de cuotas del IBI.

Estas medidas a corto plazo deberán venir acompañadas de otras iniciativas a futuro cuando se reactive la demanda, como la habilitación de un programa de bonos turísticos y de un pasaporte sanitario digital para que puedan viajar las personas vacunadas o testadas, o la reducción del IVA y demás impuestos indirectos al sector para 2021 como un elemento de incentivación de la demanda, entre otras.

Deja un comentario!