Damià Calvet, presidente del Port de Barcelona: «Nuestros cruceros aportan turismo de calidad a la ciudad de Barcelona»

Entrevista a Damià Calvet, presidente del Port de Barcelona.

Tras la pandemia global, ¿cuál es su valoración del movimiento de pasajeros de cruceros que esperan para este año?

Aunque la recuperación del mercado de cruceros está yendo a buen ritmo y las navieras han vuelto a apostar firmemente por Barcelona, los tráficos del primer semestre del año muestran que aún estamos un
47,5% por debajo de los tráficos de 2019 en lo que respecta a número de cruceristas.

Las escalas que tenemos previstas para este año son prácticamente las mismas que antes de la pandemia, unas 800, pero la realidad es que los barcos van menos llenos, lo que hace que sea una recuperación sostenida.

Como miembros activos de la asociación de puertos del Mediterráneo MedCruise, ¿cuáles son las políticas que están llevando a cabo en pro de la sostenibilidad y la mejora del medio ambiente en el Mediterráneo y concretamente en el Port de Barcelona?

Como miembros de MedCruise, estamos completamente comprometidos con todas aquellas iniciativas que se proponen. Además, MedCruise tiene específicamente dentro de sus cometidos personas y proyectos dirigidos al medio ambiente y la mejora continua del Mediterráneo.

En Baleares han llegado a acuerdos entre sus puertos y su gobierno para limitar la llegada de pasajeros a sus ciudades. ¿En Barcelona van a llegar algún acuerdo al respecto con su alcaldesa?

En Barcelona tenemos nuestro propio modelo, fruto de un acuerdo que alcanzamos en el año 2018 con el Ayuntamiento. Es, por tanto, un acuerdo anterior al de Baleares y que tiene en cuenta las características propias tanto de nuestra ciudad como de nuestro puerto.

Aquel acuerdo de 2018 comportaba un conjunto de medidas que ya suponen una restricción a los cruceros que podrán llegar a Barcelona: reducimos el número de terminales, fijando un máximo de 7, y las alejamos de la ciudad, concentrándolas en el muelle Adossat, lo que reduce las emisiones que llegan hasta las zonas habitadas más cercanas al recinto portuario.

A esto se añade nuestro proyecto de electrificación de muelles. En 2026, en el muelle de cruceros dispondremos ya de conexión para que los barcos se enchufen a la red eléctrica cuando estén atracados, eliminando así las emisiones. Esta red eléctrica suministrará energía verde a los buques.

El acuerdo que firmamos con el Ayuntamiento en 2018 tenía otro componente muy importante: hacer Barcelona también desde el Port, abriendo los muelles de Drassanes y de Barcelona a la ciudadanía y esto será una realidad en 2024.

El Port de Barcelona está cumpliendo el acuerdo, aportando calidad al turismo de Barcelona. Queremos que se nos deje trabajar para acabar de desarrollar todos los puntos de este acuerdo. Este es el Modelo
Barcelona.

El próximo mes se celebra en Málaga la Seatrade Cruise Med ¿cuál será la oferta que presentará Barcelona en este importante evento?

En la feria Seatrade Cruise Med de Málaga estaremos presentes dentro del stand de MedCruise, así como en las conferencias. Yo mismo participaré en una mesa redonda que lleva por título “Are you Fit for 55?” en la que hablaremos sobre cómo estamos trabajando los diferentes actores de la industria de cruceros para alcanzar el objetivo de las 0 emisiones.

Suncruise Andalucía es como usted sabe una alianza entre puertos, incluso se habla de una posible ruta entre sus puertos; ¿qué le parece esta iniciativa? ¿Existe alguna posible alianza entre Barcelona y otros puertos del Mediterráneo?

Cualquier colaboración entre puertos es positiva. De hecho, en cruceros colaborar con otros puertos es esencial para poder definir los itinerarios. En el Port de Barcelona colaboramos con otros puertos en ámbitos diversos y desde hace tiempo, como lo demuestra el hecho de que formamos parte de distintas asociaciones y grupos de trabajo internacionales, como MedCruise, si hablamos de la industria crucerística.

¿Cómo avanzan las medidas adoptadas por el puerto para contribuir a la reducción de las emisiones de C02 de la cadena de suministros?

La emergencia climática mundial es una realidad de la que el Port de Barcelona es muy consciente y por este motivo desarrollamos una intensa política ambiental desde los años 90 del siglo pasado.

La sostenibilidad ambiental es uno de los tres pilares del IV Plan Estratégico del Port de Barcelona porque tenemos muy claro que no se puede crecer económicamente sin reducir el impacto ambiental de nuestra actividad.

Por este motivo, el Port de Barcelona se ha convertido en un agente de cambio para la descarbonización de la actividad marítima, portuaria y logística. Las emisiones de la actividad que se desarrolla en el recinto portuario suman 315.000 toneladas anuales de CO2 de las que 215.000 toneladas, un poco más de dos terceras partes, provienen de los barcos. El resto se dividen en 80.000 toneladas correspondientes al consumo eléctrico de las instalaciones del recinto portuario y las restantes 20.000 toneladas de CO2 provienen de las emisiones de los vehículos que operan, tanto ligeros como pesados, maquinaria de terminal e industria.

Estas 315.000 toneladas de CO2 representan el 0,7% de las emisiones de CO2 de Cataluña (44 millones de toneladas el año 2019). Pero nuestra aportación al PIB es del 2%. Por lo tanto, y eso es muy importante para nosotros, el Port de Barcelona está desacoplando actividad económica y emisiones: generamos más riqueza que emisiones. Y damos pasos, siempre, para ir disminuyendo estas emisiones sin perder competitividad.

Ahora iniciamos un nuevo ciclo de inversiones ecoeficientes que nos permitirá reducir en un 50% las emisiones de CO2 de la operativa portuaria hasta el 2030 y convertirnos en un puerto neutro en carbono antes del 2050.

Este ciclo incluye la reordenación de muelles y terminales, la transición energética y la movilidad sostenible para hacer un puerto con más capacidad, más eficiente y más sostenible sin ampliar ni un palmo nuestros límites físicos.

En los próximos 8 años, tenemos previsto invertir más de 1.500 millones de euros en proyectos como la concentración del tráfico de contenedores en la zona sur del recinto portuario, la más alejada de zonas habitadas; la generación de energías limpias y la electrificación de muelles; y los accesos ferroviarios.

Estas inversiones son necesarias porque el Port de Barcelona quiere seguir generando riqueza y bienestar haciendo más eficiente y sostenible la actividad económica; y también generando nuevas actividades de
alto valor añadido que den respuesta a las necesidades que crea día a día nuestra sociedad.

La marca de Calidad del Port de Barcelona cumple 10 años trabajando en pro de la eficiencia y la excelencia. ¿Se ha notado?

Cierto. Y celebramos el décimo aniversario el pasado mes de junio reuniendo en un acto a gran parte de la Comunidad Portuaria y a la mayoría de profesionales de empresas y administraciones que tienen el sello Efficiency Network.

Durante esta celebración, anunciamos la ampliación de las certificaciones y procesos a nuevos tipos de servicios, como el ferrocarril. La incorporación del tren a la Marca de Calidad da más transparencia a las operaciones de manera que el cliente sabrá dónde se encuentra la mercancía en todo momento, y establecer compromisos de eficiencia con dicho cliente, convirtiendo al Port de Barcelona en el primero del Estado que da garantías concretas de servicio.

La Marca de Calidad del Port de Barcelona ha consolidado su modelo de colaboración como un referente de buenas prácticas logísticas a las cuales las empresas y administraciones se comprometen con su adhesión para ofrecer fiabilidad, información, transparencia y seguridad a sus clientes. La participación activa de más de 300 profesionales permite la interrelación de las organizaciones, creando vínculos e intercambios de conocimiento que aportan riqueza, fortalecen y dan solidez a toda la Comunidad Portuaria.

Deja un comentario!