Gonzalo Boné: “Espero que no haya un rebrote; casi nadie podría aguantar otro cierre de tres meses”

Entrevista a Gonzalo Boné, director del Hotel Almirante en la playa de San Juan (Alicante).

El Hotel Almirante ha sido el primer hotel de la provincia de Alicante en recibir el distintivo “Alicante Segura”, un galardón que se entrega a los establecimientos turísticos comprometidos con los protocolos del Instituto para la Calidad Turística de España (ICTE), el Ministerio de Sanidad y la Generalitat Valenciana.

¿Qué es “Alicante Segura” y qué representa para su hotel haber sido el primero en obtener dicho reconocimiento?

Es un distintivo gratuito, iniciativa del Ayuntamiento de Alicante, y representa que se están cumpliendo a rajatabla los protocolos de seguridad del Ministerio de Sanidad y que se llevan a cabo unas recomendaciones que no son obligatorias, pero sí muy recomendables. Básicamente es una declaración responsable de que se está cumpliendo todo ello. Cuando nos dijeron que querían que fuéramos los primeros en recibirlo fue una gran sorpresa y un halago. Fue un empujón que nos ha venido muy bien para subir de reservas y para ser un referente. Transmite tranquilidad, aunque no es hacer nada del otro mundo, sino simplemente certificar que seguimos de manera estricta todos los protocolos.

La vicealcaldesa de Alicante y concejala de Turismo, Mari Carmen Sánchez, hizo entrega el pasado viernes al Hotel Almirante del distintivo «Alicante Segura», primer establecimiento en lucir la distinción.

¿Cuál es el objetivo que persigue esta distinción, en unos momentos en los que todavía es imposible garantizar una seguridad al 100% de la ausencia del coronavirus? ¿Potenciar la imagen de destino responsable?

Por una parte transmite seguridad al turista porque sabe que hay un compromiso de cumplimiento. Y por otro, al ser Alicante la primera ciudad en tener esta iniciativa, se posiciona como un destino turístico seguro y lo posiciona en el panorama internacional.

¿Qué protocolos y medidas de seguridad pone el hotel a disposición de sus clientes?

Lo primero fue poner a disposición de todos los trabajadores las mascarillas. Hay puntos de desinfección en diferentes zonas del hotel como recepción, cafetería, piscinas, entrada del desayuno. Es obligatorio llevar mascarilla en las zonas comunes, hemos puestos mamparas en todos los puntos de atención al cliente,. Está muy protegida la zona de desayunos. Y en la higiene de las habitaciones, que ya era extrema, se ha aumentado el número de personas que se dedican a esta labor y se desinfecta continuamente con los virucidas autorizados y en cualquier posible foco. En recepción, además, hay dos tablets para que el cliente no tenga ningún contacto físico con el trabajador. Se ve todo en pantalla y se manipula desde ahí.

¿Se pueden ofrecer ya todos los servicios del hotel a los turistas que comienzan a llegar?

Sí, absolutamente todos. Con algunas restricciones, por ejemplo en la piscina o en zonas interiores. Pero en los días que llevamos abiertos todo ha ido con normalidad. Si tuviéramos sauna o jacuzzi habría otro tipo de restricciones, pero no es nuestro caso.

¿Qué grado de confianza tiene en el regreso de los turistas a los hoteles en esta temporada estival?

Incertidumbre absoluta. Es una temporada distinta, como una montaña rusa. El primer fin de semana nuestras expectativas eran de una ocupación del 30-40% y lo cerramos con un 100%. La gente reserva a última hora y hay otros clientes que no tienen mucha confianza y cancelan. También están los que ya no pueden más y quieren vacaciones a toda costa. Por el momento no tenemos ningún problema. Las previsiones para julio y agosto son llegar a un 40-50% según las reservas, aunque la tendencia es que aumente. Pero no es fácil, porque no es una temporada normal. Son todo reservas de última hora, de turismo nacional en su inmensa mayoría.

¿Cómo considera que ha sido la respuesta del sector turístico en general ante la grave situación que ha provocado la pandemia? ¿Se ha hecho ya todo lo necesario?

Ha sido el sector más castigado, junto con la hostelería. Creo que ya está casi todo hecho, lo peor parece que ha pasado y lo que nos queda ahora es empezar a trabajar y transmitir desde los destinos una confianza plena al viajero y al turista acerca de su seguridad. Por eso el distintivo ‘Alicante Segura’ me parece una excelente idea.

¿Cómo cree que será la recuperación turística? ¿Lenta, rápida, gradual?

Creo que gradual. No sabemos qué va a pasar en octubre con el rebrote del que se habla. Esperamos que no aboque al cierre de los establecimientos otra vez y lo pasemos por alto, porque sería casi la quiebra. Casi nadie podría aguantar otro cierre de tres meses. Hasta mediados de 2021 no espero que recuperemos la normalidad que teníamos hasta marzo de este año. Si hubiera una vacuna o un medicamento que te diera seguridad la situación sería otra. Pero ahora hay miedo a quedarte confinado en el destino.

¿Han notado el apoyo de las administraciones durante todos estos meses? ¿Cree que se podía haber hecho más?

Nos piló el cierre de sorpresa a todos. Ha habido que luchar mucho con el tema de los ERTES para poder adaptarnos a la situación porque somos plantillas grandes y han sido meses de cero ingresos. Ha habido que pelear mucho por los ERTES, las bonificaciones de la Seguridad Social. Tampoco la desescalada ha sido como se esperaba. No hemos tenido todo el apoyo que hemos querido. No ha sido la gestión más adecuada. Para nosotros ha sido bastante duro ver que de un día para otro los decretos iban modificando los criterios. Decretos nuevos que te obligaban a cambiar otra vez el rumbo. Bastante lío, en definitiva.

Deja un comentario!