Cristina Sellés, presidenta de AEHTMA: «Me conformo con empezar la segunda mitad del año con el sector levantando cabeza»

Entrevista a Cristina Sellés, presidenta de AEHTMA, Asociación de Empresarios y Hosteleros de la Marina Alta.

Las movilizaciones del entorno hostelero continúan para reclamar ayudas directas ante una situación desastrosa. Las caravanas de vehículos han reunido a miles de coches en municipios como Dénia o Xàbia, en la Marina Alta. En este contexto, hablamos con Cristina Sellés, presidenta de AEHTMA (Asociacion de Empresarios y Hosteleros de la Marina Alta).

El peso del turismo en el PIB español es tan importante o más que el de la banca. No queremos más préstamos que nos endeuden, pedimos ayudas directas e inmediatas, sin grandes requisitos de cumplimiento. Queremos el mismo trato que, por ejemplo, la Generalitat ha dado a los ayuntamientos en el “Plan Resiste”, donde se les exime de estar al corriente de pagos en sus obligaciones tributarias y ante la Seguridad Social.

¿Qué medidas se han adoptado para ayudar al sector?

A día de hoy, los ERTE, que afortunadamente se han alargado hasta finales de mayo. También la quita del 50% o el aplazamiento del pago de la renta de locales comerciales propiedad de grandes tenedores alquilados a pymes y autónomos, créditos ICO de 1.500 euros a autónomos,  medidas tributarias, de Seguridad Social. Y a nivel municipal, según ayuntamientos, eliminación o en su caso reducción de las tasas de ocupación de vía pública y basuras, pero en general, medidas en todo caso muy insuficientes y que no van a impedir la ruina y el cierre de muchas empresas. España es el único país europeo sin ayudas directas a la hostelería.

¿Llegan a ser efectivas?

No. Y además son insuficientes y llegan tarde. Así, por ejemplo, para beneficiarse de estas medidas, es obligatorio en muchos casos estar al corriente de pagos, cosa muy difícil en momentos come este para la mayoría de las pequeñas empresas.

Por otro lado, hay muchos bares y cafeterías que por su ubicación, no pueden sacar mesas a las calles, por lo que la reducción o eliminación de la tasa de ocupación de vía pública no les sirve para nada. Además, como ha pasado en Denia, ha quedado por repartir dinero del que disponía el Ayuntamiento para ayudar al sector, lo que es incomprensible y además revela que las cosas no se han hecho bien. Hemos mantenido reuniones con el Ayuntamiento reclamando más rapidez a la hora de ayudar al sector y por supuesto, ayudas fáciles de llevar a cabo, sin trámites complicados. Es un despropósito que se quede sin repartir un solo euro disponible para ayudas.

La Comunidad Valenciana puso en marcha el bono turístico para potenciar el consumo internos de los valencianos por la Comunidad. Esta medida ha sido muy buena y ha conseguido su objetivo, impulsar los negocios, pero debido a las restricciones sanitarias y de movilidad, muchos bonos no se podrán consumir .

¿Qué otras medidas debería haber adoptado, en su opinión, con respecto a hostelería tanto la Comunitat Valenciana como el Gobierno de España?

Todo el sector está reclamando un “RESCATE, YA”.  El peso del turismo en el PIB español es tan importante o más  que el de la banca. No queremos más préstamos que nos endeuden, pedimos ayudas directas e inmediatas, sin grandes requisitos de cumplimiento. Queremos el mismo trato que por ejemplo la Generalitat ha dado a los ayuntamientos  en el “Plan Resiste”, donde se “exime a los ayuntamientos de estar al corriente de pagos en sus obligaciones tributarias y ante la Seguridad Social y de ser deudores por reintegro ante la Administración.

Queremos la mayor agilidad y eficiencia en  las vacunaciones, no nos podemos quedar atrás frente a otros destinos turísticos nacionales e internacionales.

La Comunidad Valenciana puso en marcha el bono turístico para potenciar el consumo de los valencianos por toda la Comunidad Valenciana, esta medida  ha sido muy buena y ha  conseguido su objetivo, impulsar los negocios, pero  debido a las restricciones sanitarias y de movilidad, muchos bonos no se podrán  consumir .

¿Cree que las administraciones han sido justas con la hostelería?

De ninguna manera. No.  La hostelería ha sido y seguimos siendo el sector más castigado e incomprendido. Estamos en el ojo del huracán desde el comienzo de la pandemia. Está demostrado que no somos el foco de contagio. Se cumplen  en el 95% las normas y restricciones y exigimos mano dura para los  incumplidores. Normas que nos cambian de hoy para mañana, demostrando improvisación y un claro desconocimiento del sector.

La hostelería es segura, pero lo fácil ha sido ir contra ella. Está demostrado que los cierres no garantizan ninguna mejora en cuanto a los contagios. De acuerdo con las cifras y, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, no superamos el 3%  de los contagios.   

La campaña de vacunación es fundamental, porque los países que más rápido vacunen, serán más competitivos turísticamente.

La reinvención de los restaurantes en ‘delivery’, una de las pocas opciones que quedan…

Sí, es una solución para algunos, pero en cualquier caso, insuficiente. Hay que resistir como sea, pero hay que hacerlo bien, cumpliendo la normas vigentes, sanitarias y legales. Desde AEHTMA hemos facilitado formación y recursos para que si se elige esta opción, se haga adecuadamente.

Usted dirige un hotel en Dénia. ¿Qué situación vive a diario?

Afortunadamente pudimos abrir en verano, y la temporada fue buena para nuestro hotel dadas las circunstancias. Los clientes confiaron en nuestro destino y nos esforzamos en dar seguridad, calidad y buen servicio. Pero una vez acabado el mes de agosto, la cosa empezó a decaer de nuevo, cerramos en octubre y continuamos cerrados.

Nuestra idea es abrir en marzo, pero el grado de incertidumbre es tan alto que todavía no me atrevo a tomar ninguna decisión. Seguiremos esperando a ver cómo evoluciona la pandemia y cómo marchan los mercados internacionales, la campaña de vacunación es fundamental, porque los países que más rápido vacunen, serán más competitivos turísticamente. Los trabajadores y los empresarios necesitamos trabajar ya, no podemos seguir así mucho tiempo porque la situación es ya, insostenible económicamente.

¿Había visto algo parecido alguna vez?

Nunca. Hemos vivido crisis económicas, pero una crisis de esta envergadura era inimaginable.

¿Cree que podremos llegar a Semana Santa o verano de alguna forma “rentable”?

La Semana Santa, sinceramente, la veo bastante perdida, ojalá me equivoque pero este año cae muy temprana y la situación sanitaria es complicadísima. En cuanto al verano, espero que sí, todo depende de la campaña de vacunación .

¿Con qué se conforma?

Me conformo con empezar la segunda mitad de este año con trabajo, con el sector levantando cabeza, con empezar a ver noticias positivas y gente de vacaciones, con que se venza a este maldito virus y que de verdad aprendamos de todo esto. Somos un sector que vende felicidad y necesitamos recuperarla lo antes posible.

¿Qué imagen se la ha quedado grabada de este último año?

Hospitales saturados, ciudades fantasma, sufrimiento de muchísimas familias, incertidumbre y muchos dramas familiares. Trabajar y sentirnos útiles nos da vida, pero esta situación nos la quita.

¿Qué le diría a Pedro Sánchez, si pudiera hablar con él 5 minutos? ¿Y a Ximo Puig?

Que antepongan el bien del país antes que el suyo o el de su partido. Que no se puede ir tomando decisiones a salto de mata, que las decisiones políticas tienen muchas consecuencias y cuando se piden ayudas para el sector, han de ser inmediatas y eficaces. Que las empresas, el turismo y la hostelería son el motor económico del país y parece que aun no lo tienen claro, aunque no paren de repetirlo.

Que tengan la valentía de tomar decisiones y que si en estos momentos estamos en niveles de saturación y presión sanitaria extremos, peores incluso que a principio de la pandemia, no pueden esperar más para tomar medidas más estrictas. Y que como ya he dicho, recuerden que España es tristemente el único país europeo sin ayudas directas a la hostelería.

¿Cuántos negocios han cerrado definitivamente en la Marina Alta con la pandemia?

Cerrar definitivamente, aproximadamente, un 5% pero todavía no sabemos cuántos van a poder abrir una vez esto termine.

¿Cuál cree que ha sido el error más grave que hemos cometido?

Nos hicieron ver que este virus era insignificante y se ha convertido en un monstruo, no le hemos dado desde el principio la importancia que se debía y por otro lado ha faltado una dirección firme para su gestión, tanto desde el punto de vista sanitario como político.

Imagínese que es 31 de diciembre de 2021 y esta haciendo balance. ¿Qué le gustaría ver?

Una Nochevieja lo más parecida posible a la del 2019. Esperanza, alegría por las calles y muchísimo trabajo para todos. Fin de la pandemia.

¿Se puede sacar algo positivo de todo esto?

Dicen que de todas las crisis se saca algo positivo, yo creo que de esta bastante poco. Nos hemos dado cuenta, como sociedad, que somos mucho mas vulnerables de lo que pensábamos. 

Hemos estado muy pendientes unos de los otros y agradecido a todo el personal sanitario por su esfuerzo y entrega.

Hemos valorado a nuestros mayores, que han sido los que más de cerca han vivido la pandemia y han visto la muerte.

Por otro lado, nuestro sector ha podido disfrutar, aunque por obligación , de la familia como nunca hubiera pensado en los meses de primavera, Semana Santa, Navidad… , aunque la incertidumbre económica no nos ha dejado disfrutarlo del todo.

Hemos tenido tiempo para la formación, tan importante y necesaria en nuestro sector y para adaptarnos a  las nuevas tecnologías.

Ahora solo nos queda pedir que esto pase lo más rápidamente posible, que se vacune al mayor número de gente y que acabemos de una vez con esta pesadilla, esta maldita pandemia  y que volvamos a abrir nuestros negocios para poder seguir vendiendo FELICIDAD.

Deja un comentario!