La provincia de Burgos, un destino seguro y sin masificaciones para disfrutar de la naturaleza este verano

En la imagen, espacio natural La Yecla en Burgos.

  • Seguridad, distanciamiento social, naturaleza y aire libre son factores que hacen de la provincia de Burgos un destino ideal para toda la familia este verano.
  • La provincia de Burgos cuenta con ocho espacios naturales protegidos en los que poder disfrutar de la belleza de los paisajes y de actividades al aire libre.

Este será un verano atípico y en el que los efectos provocados por la Covid-19 harán que aspectos como la seguridad y el distanciamiento social estén más presentes que nunca. El turismo de naturaleza se configura como una de las mejores opciones para pasar unos días de descanso con total con toda la familia. Y si hay un lugar sin masificaciones y en el que disfrutar de la naturaleza y de actividades al aire libre, ese es la provincia de Burgos. Este territorio comprende paisajes en los que conviven bosques de ribera que acompañan a ríos y arroyos, cañones y barrancos modelados por la acción del agua sobre la roca caliza, saltos de agua, pastizales, campos de cultivo…

Es más, la provincia de Burgos cuenta con ocho espacios protegidos: cuatro parques naturales (Lagunas Glaciares de Neila, el Cañón de Río Lobos, las Hoces del Alto Ebro y Rudrón y los Montes Obarenes – San Zadornil), un geoparque (Las Loras), dos monumentos naturales (Ojo Guareña y Monte Santiago) y el Espacio Natural La Yecla y los Sabinares del Arlanza, que harán las delicias de todos los amantes de la naturaleza y de actividades al aire libre. 

Parque natural de las Lagunas Glaciares de Neila
Las lagunas de Neila son uno de los parajes más bellos de toda la provincia. Es este espacio natural, se suceden los bosques de pinos y hayas, las praderas y un conjunto de lagunas glaciares formadas hace millones de años que le dan nombre al parque. Situadas al sureste de la Provincia de Burgos, en la Sierra de la Demanda, se accede por una carretera de alta montaña desde Quintanar de la Sierra o Neila
Antes de visitar el espacio natural, conviene acercarse a la villa de Neila. En esta localidad de gran tradición ganadera, se encuentra la Casa del Parque, un espacio expositivo que permite descubrir los principales valores del territorio y las rutas senderistas que lo recorren. A su interés didáctico se suma el valor patrimonial del edificio: la antigua iglesia románica de San Miguel. 

Cañón de Río Lobos
El río Lobos a su paso por la provincia de Burgos ha horadado un cañón de 25 kilómetros que comienza cerca del municipio burgalés de Navas del Pinar y con acceso desde Hontoria del Pinar. Sus paredes son aprovechadas por las aves rupícolas para instalar sus nidos; en las partes altas, predomina la paramera con especies como la sabina que soportan los envistes del viento; las zonas más bajas, están pobladas por vegetación de ribera y pinos de cuyos troncos, los antiguos resineros extraían la resina. 
Las rutas que recorren este paraje muestran los paisajes, los diferentes ecosistemas y las huellas de los antiguos oficios, como un chozo de resineros reconstruido que permite conocer los entresijos de esta actividad.   

Hoces del Alto Ebro y Rudrón
Situado en el noroeste de la provincia de Burgos, el Espacio Natural Hoces del Alto Ebro y Rudrón, presenta un paisaje de gran belleza donde los estrechos fondos de valle encajados entre escarpados desfiladeros y cortados, atravesados por los ríos Ebro y Rudrón, contrastan con los extensos páramos y loras casi llanos situados a mayor altitud, en los que la perspectiva se abre en amplios horizontes.
El agua de los ríos Ebro y Rudrón ha ido creando grandes cortados, además de enclaves como el manantial de la Fuente de Orbaneja o la surgencia de cárstica de Pozo Azul. La humedad y umbría de las hoces mantienen unos ricos bosques de ribera y toda la fauna asociada a éstos, como aves, pequeños mamíferos o roedores, como el tejón, la nutria o el desmán de los Pirineos, mientras que sus paredes son propicias para las aves rapaces, como el águila real, el buitre leonado o el búho real.

Parque Natural MontesObarenes – San Zadornil
Es una zona de gran interés geológico y geomorfológico, con sinclinales, anticlinales, cañones fluviales, hoces, desfiladeros y meandros, que alberga una muestra valiosa de la vegetación atlántica (hayedos, robledales) enclavado en una zona mediterránea muy diversa (encinares, quejigares, coscojares, enebrales, rebollares, sabinares, pinares, alcornocales, etc.). El Espacio desempeña un papel destacado en la conservación de especies amenazadas, vulnerables o raras, como el visón europeo, el cangrejo de río autóctono o el águila-azor perdicera, y contribuye a asegurar la continuidad de los procesos migratorios de otras especies, como las aves acuáticas y la paloma torcaz.
La riqueza cultural caracteriza también a este territorio. Desde la historia y el arte de la villa de Oña, con su monasterio medieval de San Salvador, hasta la estampa de la ciudad de Frías, presidida por la silueta de su castillo y con sus casas colgantes y famoso puente fortificado sobre el río Ebro.

Geoparque de Las Loras
Situado al noroeste de la provincia de Burgos, Las Loras es el primer Geoparque de Castilla y León reconocido por la UNESCO, un territorio – habitado desde hace millones de años- en el que suceden páramos calizos y cañones fluviales. Además, la fuerza moldeadora del agua ha creado algunos relieves curiosos sobre la roca caliza. 
Este espacio natural y de gran interés geológico cuenta con multitud de posibilidades turísticas que permiten conocer por libre sus particularidades geológicas, naturales y patrimoniales, entre ellas, diversas rutas senderistas y en BTT.

Ojo Guareña y Monte Santiago
Con más de 100 kilómetros de galerías subterráneas, el complejo cárstico de Ojo Guareña, en el municipio de Merindad de Sotoscueva, al norte de la provincia de Burgos, es uno de los diez mayores del mundo. En su interior, se han encontrado santuarios prehistóricos, 143 especies acuáticas de flora y fauna cavernícola, así como grabados, pinturas rupestres y restos de cerámicas y armas. Un buen destino para los amantes de la espeleología. 
Entre los lugares imperdibles, destacan la ermita de San Bernabé, la cueva del Ayuntamiento, varios miradores y el descenso al Ojo del Guareña.

Espacio Natural La Yecla y los Sabinares de Arlanza 
A lo largo de millones de años, el arroyo El Cauce ha formado una estrecha garganta de enormes paredes calizas que hoy están habitadas por buitres leonados. Los visitantes pueden descubrir la singularidad de este desfiladero gracias a unas pasarelas instaladas en el paraje natural. 
También en esta zona se localiza uno de los sabinares mejor conservados del mundo, con ejemplares que superan los dos mil años.
Además de naturaleza, en las cercanías se puede visitar localidades como Santo Domingo de Silos o Covarrubias y los restos del monasterio de Arlanza.  

Etiquetas

Deja un comentario!