Empresas del sector del ‘handling’ exigen a AENA un trato igualitario en el cobro de alquileres

Swissport, Menzies y WFS, tres compañías del sector de asistencia en tierra de aeropuertos, que operan en 23 aeropuertos en España y cuentan con más de 2.700 empleados, han denunciado la actitud de AENA frente al cobro de alquileres durante la crisis por el Covid-19.

• Debido a la crisis del COVID-19, los operadores de tierra se han visto altamente afectados y han sufrido una caída media del 90% en la actividad

• Las tres compañías han pedido que las tengan en cuenta en cualquier negociación con el sector del transporte aéreo ya que su papel es esencial

Las tres compañías, que en una situación normal desplazan más de 40 millones de pasajeros al año y 450.000 toneladas de carga, son una parte crítica de la industria de la aviación ya que brindan una amplia gama de servicios como el servicio de rampa, manejo de equipaje y seguridad en la carga, entre otros muchos. Su actividad es esencial para el correcto funcionamiento de la operación aeroportuaria y, por eso, han exigido a AENA que adecúe el pago de sus obligaciones teniendo en cuenta la actividad, prácticamente nula, que están manteniendo en los aeropuertos, así como lo han hecho con los locales comerciales.

Debido a la crisis del COVID-19, los operadores de tierra se han visto altamente afectados y han sufrido una caída media del 90% en la actividad. Por este motivo, Swissport, Menzies y WFS han denunciado el «trato desigual» recibido frente a las tiendas de los aeropuertos, a las que se les ha perdonado el pago de las rentas mientras dure el parón de la actividad. Las compañías han querido remarcar que si no hay vuelos no hay ingresos, pero sin embargo ellos se siguen viendo obligados a pagar a AENA una serie de alquileres y suministros a pesar de la drástica bajada de la actividad.

Además, las tres compañías han exigido tanto al Ministerio de Transporte como a AENA que las tengan en cuenta en cualquier negociación con el sector del transporte aéreo ya que su papel es esencial.

Los operadores atienden vuelos de repatriación y de ayuda humanitaria con poco preaviso, mantienen los bienes y piezas en movimiento de manera segura durante la pandemia de COVID-19 y serán parte integral de la recuperación de las aerolíneas y los aeropuertos una vez que concluya la crisis inicial. Si las empresas del sector ‘ground handling’ no reciben ayudas adecuadas, la operación aeroportuaria no podrá continuar.

Por otro lado, lamentan la concentración de la actividad aeroportuaria en la T4 en el caso del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas y en la T1 en el caso del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona El Prat debido a que «esta decisión nos obligará a afrontar nuevos costes en las terminales agravando el problema para el sector, que tiene que seguir pagando por los alquileres en las terminales clausuradas».

Deja un comentario!