Turismo de Balnearios y Covid-19

Carta al director de Xavier Marí, presidente de la Asociación Valenciana de Balnearios.

Estimado amigo, «amador de las Glòries y de la información y divulgación periodística del Turismo» en respuesta a la invitación que me has hecho, para participar y dar «mi» opinión en la revista digital «gacetadelturismo», sobre «las soluciones que aporta el gobierno español, autonómico y europeo al Turismo y a la economía”, te diré:

Evitaré caer en la tentación de manifestarme como colectivo o asumiendo cualquier representación sectorial. Procuraré no conjugar en plural, como si fuera de todos, los deseos de interés personal y aliviaré el tono y la vehemencia para expresar aquello que pueda derivarse de la frustración por la actual situación.

Consideraciones previas.

A.- El turismo de balneario en la Comunitat Valenciana se ha desarrollado en los últimos 30 años y se ha sustentado gracias y en base al termalismo social, es decir en un modelo basado en la alta ocupación de personas mayores. No Perdamos la referencia de este contexto a la hora de pedir y de opinar. (1)

Seis son los balnearios asociados a la valenciana y en la Asociación Española de Balnearios, y son seis realidades bien diferentes y diferenciadas ante la actual situación del Covid19, pero eso ya lo era antes de la presente situación. También hay otra diferencia que hay que contemplar, es cuando empresarialmente hay una coincidencia entre el alojamiento y el establecimiento balneario y cuando no, como en el caso de Montanejos, donde el balneario tiene una gestión independiente de los hoteles que alojan los termalistas . Pero si hay un factor, qué con diferente importancia, casi todos compartimos, estamos en territorios con peligro de despoblación, en lo que viene a llamarse la València vaciada, «la España vaciada», siendo en algunos casos las industrias generadoras del mayor número de trabajo directo e indirecto y además estable. Otra referencia a tener presente. (2)

B.- Estamos ante una situación inédita, llena de confusión y de incertidumbres, y esa es una opinión bastante consensuada venga del espectro que venga, político, económico, científico … Además, también encontramos consenso en decir que estamos ante una crisis sanitaria, de salud, que va a generar una importante crisis económica, crisis que será mayor tanto en cuanto sea más remota una vuelta a una reactivación de las actividades económicas. Nueva referencia. (3) Nada que anticipar a las repercusiones sociales de esta crisis pandémica.

A pesar de la consensuada incertidumbre, y la condición sanitaria, se exigen concreciones y se recriminan airadamente las decisiones. Siempre hay matices. Es una lástima la cantidad de inteligencia y sabiduría puesta al servicio de la especulación mientras los científicos, y los sanitarios, como no podría ser de otra manera, abordan el tema desde diferentes puntos, pero sin descalificaciones de quienes utilizan otro método. Todos coinciden. Caminamos hacia respuestas que habrá que esperar a experimentarlas. Y cuando más se van sabiendo, más prudente expresan el optimismo.

Estamos en tiempo, y así se manifiestan, quienes desde mi parecer con más serenidad lo trasmiten, de ensayo y error, de paciencia y responsabilidad y ante un error corregirlo, o es que hay alguien que nunca se haya equivocado incluso en escenarios favorables.

Ahora, me resulta difícil valorar unas acciones ante la actual situación. Extraño las empatías tanto para informar como para pedir, posiblemente los que informan por miedo al fracaso y los que piden porque es más fácil exigir.

A ningún paciente le gusta que el diagnóstico y pronóstico de su enfermedad le cambie la vida, aunque la atención profesional sea adecuada y perfecta. Nunca es perfecta cuando el objetivo es volver al punto de partida.

Nuestra actividad, la de los balnearios, va a estar llena de secuelas, la rehabilitación es la que habrá que acertar, pero también va a venir determinada por cómo se aplican los recursos y cuáles son las exigencias que se nos pide. Cuando y como se inicia el proceso de rehabilitación.

Tanto a nivel del Estado, de España, como de la Comunidad Valenciana, los balnearios somos un sector minoritario aunque estratégico en algunos destinos por estar ubicados en territorios de la València vaciada.

El termalismo que conocemos nació de la mano de la creación del Estado del Bienestar como un producto sociosanitario, donde el aspecto social no solamente estaba la orientación a los mayores, también la creación de trabajo estable en zonas del interior. El presidente de Gobierno ha manifestado en la rueda de prensa dada tras informamos de los acuerdos de «desescalar» la vocación de reforzar el Estado del Bienestar. ¿Seguimos siendo los balnearios en ojos del Gobierno un recurso de la sociedad del bienestar que hay que apoyar?

Contemplo algunos indicadores para fijarnos y considerar por donde pueden venir las alternativas, una vez establecidas las medidas de protección y seguridad:

• Como se van a regular el termalismo en los países de nuestro entorno, donde también el termalismo es decisivo, para algunos de sus destinos. En Alemania, Francia, Italia y Portugal. Ahí podemos tener ejemplos que nos pueden dar alguna respuesta.
• ¿Cuáles son las medidas, que ante el trabajo encabezado por el ICTE, van a aceptar y decidir las autoridades y van a exigir a los diferentes Hoteles y Balnearios? Las exigencias de seguridad y control serán determinantes en la posibilidad de la rehabilitación.
• ¿Como van a regular el transporte colectivo y de grupos? Además de la València vaciada estamos, y no a causa de la pandemia, en la València incomunicada.
• ¿Como va a responder el cliente tradicional de programas social, si los dejan y cuando le devuelven la movilidad, y el nuevo potencial público usuario?
• ¿Van a seguir ordenando la legislación, fiscal, laboral… como si fueran empresas de la ciudad o de un polígono industrial periurbano? Es una buena oportunidad para contemplar las características diferenciales aunque se nos agrupe en sectores más amplios?
• La financiación como la Rehabilitación para la mayor eficacia debería flexibilizarse a las características particulares de cada empresa.
• ¿Respecto a los acuerdos del Instituto Valenciano de Finanzas y las ayudas a las zonas despobladas, en qué situación va a quedarse?
• ¿Como van a responder la banca a las líneas de financiación a las empresas?

Al ser una crisis sanitaria y dada mi condición profesional(*), permíteme para finalizar una nueva referencia sanitaria.

Al igual que ocurre ante un accidente múltiple con cantidad de personas implicadas con politraumatismos, no se elige el equipo para las intervenciones y lo que se espera es que utilicen adecuadamente los recursos con los que cuenta. El entorno suele ofrecerse a donar sangre y confiar en una buena intervención. Las valoraciones vienen después.

Amigo Rafa,

La falta de «compasión» de la sociedad en el ámbito sociopolítico, la ausencia de empatía, … solamente me permite una respuesta: Gracias por la pregunta, pero no estoy en condiciones de responder. Sólo puedo decirte que soy optimista, probablemente porque mi razón no la exponga para convencer a nadie, la utilizo porque «un estado mental sereno y afectuoso tiene efectos beneficiosos para la salud». (Dalai Lama).

Xavier Marí
28 de abril 2020

(*)Xavier Marí es Doctor en Medicina.

Xavier Marí
presidente de la Asociación Valenciana de Balnearios.

Deja un comentario!