APHA reclama un plan de desescalada que permita relajar las restricciones a la movilidad entre comunidades y recuperar el turismo


A pesar de contar con la tasa de incidencia más reducida de España con un riesgo calificado como bajo por las propias autoridades sanitarias, la Comunitat Valenciana mantiene vigente el cierre perimetral de su territorio. Esto impide la llegada de viajeros de otras regiones que quieran disfrutar de unos días de descanso en nuestros destinos. Desde APHA consideramos que estas medidas excepcionales resultan desproporcionadas en el contexto actual y establecen una limitación a la libertad de movimientos de las personas que carece de suficiente justificación.

Entendemos mejor que nadie el riesgo de una apertura sin control o con excesiva laxitud, pero creemos que las medidas de control de la transmisión deben evolucionar para cumplir su función sanitaria y al mismo tiempo permitir que se reinicie el turismo en unas condiciones de seguridad reforzada.

Consideramos que, de igual forma que existen exigencias sanitarias para tomar un vuelo internacional, pueden arbitrarse mecanismos semejantes para el turismo nacional con la colaboración activa del sector. No es comprensible tampoco que se planteen corredores seguros o pasaportes sanitarios para los mercados europeos y en cambio se cierre sistemáticamente la puerta a los desplazamientos de los propios españoles.

Los establecimientos hoteleros y alojamientos turísticos de la provincia de Alicante hemos demostrado que es posible mantener un elevado nivel de seguridad sanitaria en la prestación de nuestros servicios. El personal está adiestrado para realizar sus tareas atendiendo los protocolos sanitarios más exigentes y la clientela a su vez respeta de manera prácticamente unánime las medidas de protección exigibles.

Conforme avance la vacunación, cada vez serán más los clientes potenciales que cuenten con inmunidad y debemos ir haciendo frente a esa realidad desde la responsabilidad, preparando instalaciones y equipos humanos para hacerlo de la forma más segura. Venimos pidiendo con insistencia que se considere prioritario de cara a la vacunación al personal que atiende directamente a los turistas, lo que sin duda reforzaría la prevención frente a la enfermedad y fortalecería nuestra imagen turística.

Creemos que si contamos con instalaciones higienizadas con arreglo a protocolos, personal vacunado y entrenado y turistas que acrediten una situación sanitaria de riesgo mínimo tendremos una combinación que ofrece garantías más que razonables para un primer paso hacia la reapertura turística real.

Por último, en línea con la evolución que debe formar parte de la acción contra el Covid-19, reivindicamos nuevamente que se autorice la apertura de los bufets para los servicios de comidas en los establecimientos hoteleros. Seguimos sin entender que grandes superficies o supermercados tengan autorizado su uso y en cambio para el sector turístico esté expresamente prohibido.

El sector turístico ha sido injustamente señalado y pesa sobre él un estigma que en absoluto se corresponde con la realidad. Es testimonial el número de contagios con origen en una estancia hotelera y sin embargo parece que la solución a la pandemia estribe en impedir que las personas viajen. Necesitamos reactivar ya, de manera inteligente y responsable, la mayor industria de esta provincia. ¡El Turismo es la Vacuna!

Etiquetas

Deja un comentario!