Lloret de Mar organiza la Marcha Popular de las Playas

Lloret de Mar conserva todavía un patrimonio material e inmaterial que recuerda el estrecho vínculo histórico que la ciudad ha tenido con el mar. El Museo del Mar, que trata sobre la vinculación histórica de Lloret con el mar; la Dona Marinera, que es un homenaje a las mujeres de los marineros y pescadores; la Ermita de Santa Cristina o los caminos de ronda —antiguos caminos utilizados para la vigilancia ante ataques marítimos o contrabandistas— son muestra de ello; sin olvidar una rica cultura gastronómica ligada a la pesca.  

Una de las mejores formas de respirar esa esencia marinera es disfrutar de los múltiples itinerarios a pie que recorren el litoral. Por ello, la asociación cultural Penya Xino-Xano y el Ayuntamiento de Lloret de Mar organizan la Marcha Popular de las Playas de Lloret; una ruta circular de 10.5 km que recorre las diversas playas y calas del municipio. 

El evento, que tendrá lugar el domingo 25 de septiembre, coincide con el Día Mundial del Turismo y ofrece a los visitantes y aldeanos una actividad que les permite tener un contacto directo con la naturaleza, así como la oportunidad de conocer paisajes únicos y descubrir unas vistas inolvidables desde los acantilados del recorrido. 

El recorrido tendrá salida desde la cala de Sa Caleta, pasando por la playa de Santa Cristina y terminando en el mirador de los campeones; lugar en el que los participantes obtendrán un recuerdo y la posibilidad de disfrutar de una buena sardinada con vino local. La ruta pasa por emblemáticas playas y calas del municipio, como cala Trons, Sa Caleta, la playa de Lloret, Fenals y cala Sa Boadella. 

La asociación cultural Penya Xino-Xano también organiza la Tirada al Arte. El «art» (apero de arrastre) fue una técnica de pesca utilizada por los lloretenses para ganarse la vida; se echaba desde la playa y, al recogerlo, se obtenía un buen puñado de pescado. El primer domingo de diciembre y de febrero se realiza un encuentro a la salida del sol, en Trajo de Reyné, para tirar el art, en conmemoración a todos los pescadores de Lloret. Es un evento abierto al público y al finalizar se desayuna el pescado recogido. 

El Lloret más marinero

Además de estos dos significativos eventos, la localidad propone cinco actividades imprescindibles para descubrir su pasado marinero. La arquitectura de aquellos indianos que partieron y regresaron de ultramar, el espacio donde antiguamente se teñían las redes de pesca o el homenaje a la dura vida de los pescadores, con la celebración de la Tirada del Arte, recuerdan ese estrecho vínculo de la ciudad con el mar. 

1. Visitar la ermita de Santa Cristina
Se trata de uno de los espacios más queridos por los lloretenses y cuenta con unas vistas espectaculares de toda la costa de la ciudad.  La primera noticia que se tiene de ella data de 1376, aunque el templo actual es de finales del siglo XVIII. Esta preciosa ermita blanca, dedicada a la patrona de Lloret y protectora de la gente del mar, es de estilo neoclásico y tiene un riquísimo altar mayor de mármol hecho en Italia, así como una interesante colección de exvotos y de barcos en miniatura. 

2. Enamorarse de la historia marítima en el Museo del Mar
Situado en el paseo marítimo, en primera línea de mar, Can Garriga es una de las casas indianas más relevantes de Lloret de Mar. Actualmente alberga el Museo del Mar, que propone un viaje por las diferentes salas para conocer parte de la historia de la ciudad, desde la época en que la playa de Lloret acogía la construcción de barcos hasta los viajes a América con capitanes y marineros que comerciaban con café, tabaco o algodón. Cada sala explica un fragmento de la historia de Lloret con experiencias sensoriales y visuales.

3. Descubrir la preciosa Dona Marinera
Esta bonita escultura de bronce, obra del artista Ernest Maragall y que se puede contemplar el final de la playa de Lloret, es un homenaje a la mujer de la época marinera, que a menudo era la responsable de llevar adelante la familia mientras el hombre iba a buscar fortuna al otro lado del Atlántico. La escultura, también llamada «Venus de Lloret», dota la costa lloretense de un elemento artístico de gran belleza y calidad; además se ha creado una leyenda que cuenta que la persona que mire al horizonte (como la estatua) y al mismo tiempo toque con la mano el pie derecho de la escultura verá realizados los deseos que formule en ese momento. 

4. Conocer cómo se teñían las redes de pesca en Es Tint
Ubicada en el centro del municipio, conserva su estado original como espacio donde los pescadores acudían a teñir sus redes de pesca. Algunas creencias afirmaban que los peces reconocían las redes de color blanco, antes hechas de algodón, por lo que los pescadores acudían a Es Tint —hasta mediados del siglo XX— para teñir de oscuro las redes con corteza de pino triturada. En el lugar, se exhiben fotografías antiguas y recuerdos de familias dedicadas a la pesca durante el último siglo.  

5. Experimentar el ambiente único de Sa Caleta
Esta pequeña cala, ubicada junto a la playa de Lloret y al inicio del camino de ronda que va de Lloret de Mar a Tossa de Mar, es una de las más emblemáticas de la localidad. Transcurre bajo el Castell d’en Plaja que domina unas vistas espectaculares de la ciudad. En la arena se acumulan pequeñas embarcaciones de pescadores, que dotan esta cala de un ambiente único y especial. 

Deja un comentario!