Valencia prepara una tasa para cobrar servicios a los grandes eventos

El Ayuntamiento de Valencia está desarrollando una nueva tasa para cobrar los servicios municipales a las empresas que organicen grandes eventos en la ciudad y que, por tanto, movilicen a una gran cantidad de personas, según publica hoy el diario EL MUNDO en su edición Comunidad Valenciana . La intención de la Concejalía de Hacienda es que el nuevo gravamen pueda entrar en funcionamiento el año que viene, tras la aprobación de las ordenanzas fiscales que se suele aprobar en diciembre.

La tasa de Vigilancia Especial pretende trasladar íntegramente el coste de los servicios municipales que movilice el consistorio a los organizadores del evento y evitar así las tensiones habituales en el presupuesto municipal.

El Ayuntamiento, una vez autorizada la celebración de cualquier evento, dispone de un operativo municipal en lo que respecta a la seguridad, tráfico y limpieza en atención a las previsiones de público que trasladan los organizadores.

De esta manera, en las grandes citas deportivas o culturales el consistorio despliega un número sustancial de policías locales y de funcionarios de limpieza para atender las necesidades del público. Hasta ahora, estos servicios eran asumidos directamente por el consistorio, que afrontaba el coste de movilizar de manera extraordinaria a sus trabajadores.

La intención una vez entre en vigor este nuevo texto legal es calcular el operativo y pasar la factura posteriormente a los organizadores en función del número de funcionarios desplegados para la ocasión.

«Podemos calcular qué coste ocasiona para las arcas públicas movilizar a cada funcionario. Este sería el coste que tendrían que asumir los organizadores de grandes eventos y que hasta la fecha estaba pagando el Ayuntamiento», explicó ayer el concejal de Hacienda, Ramón Vilar.

La nueva tasa afectaría tanto a acontecimientos de carácter deportivo como el maratón como a culturales como a conciertos de gran envergadura que tengan una afluencia masiva o a cualquier actividad lucrativa con una asistencia de público importante.

No obstante, el edil socialista subrayó que se pretende incluir en la tasa un capítulo destinado a exenciones y bonificaciones. Mediante esta salvaguarda, el consistorio podría bien asumir el coste íntegro de los servicios empleados o bien reducir la factura final en función de los intereses de la ciudad.

Sería, por ejemplo, el caso del maratón de Valencia, un evento que moviliza todos los años una gran volumen de funcionarios de Policía Local y de limpieza, pero que es considerado de interés por el Ayuntamiento, ya que implica una alta ocupación de los hoteles de la ciudad y su celebración impulsa la economía de los establecimientos de la ciudad.

Otra citas afectadas serían, por ejemplo, las paellas (que se realizó sin autorización municipal) o algunos conciertos que no cuentan con el respaldo decidido del consistorio. En este caso, el coste se trasladaría de manera íntegra a los organizadores, que tendrían que sufragar el trabajo desarrollado por todos los funcionarios destinados a prestar servicio para la ocasión.

La tasa viene a completar un antiguo gravamen por el que se cobraba los servicios que se prestaban ante el traslado de mercancías peligrosas. Ahora, sin embargo, se establecerá con exactitud el coste que supone cada uno de los empleados públicos que presten servicio durante el gran evento y se pasará la factura al organizador.

13 MILLONES PARA EL CABANYAL Y EL PALAU DE LA MÚSICA

El concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Valencia, Ramón Vilar, destacó ayer «la importancia» del acuerdo alcanzado en la reunión de la comisión técnica, que supone flexibilizar la aplicación de remanentes de tesorería y superávits de 2019 en los presupuestos de 2020, y comunicó la aprobación de dos modificaciones de crédito, uno de ellos por 400.000 euros para el Palau de la Música.

Las modificaciones de crédito corresponden a las auditorías del Palau de la Música, la dotación económica para alcantarillado y colectores, la restauración definitiva de l’Alqueria del Moro, así como la aplicación de los remanentes de la estrategia Edusi de El Cabanyal, de 2017 y 2018, para el presupuesto de este año y que tienen una dotación de 13 millones de euros para gastar en el barrio marítimo.

Respecto a las modificaciones de crédito, recogen una de carácter ordinario con una cantidad que asciende a más de tres millones de euros e incluye 400.000 euros para analizar el estado del Palau de la Música; 2,3 millones para el alcantarillado y colectores y 1,2 millones para la restauración definitiva de la Alquería dels Moros.

Por su parte, la portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, María José Catalá, advirtió de que un porcentaje de los 5,5 millones de fondos europeos del programa MAtchUP para regenerar El Cabanyal está en riesgo. Este porcentaje «en riesgo», según Catalá, del fondo europeo MAtchUP se une a la posible pérdida de la ayuda de la Edusi de El Cabanyal, por parte de la UE, que tiene un presupuesto de 15 millones. En su opinión, El Cabanyal «nunca ha sido una prioridad» ni para Compromís ni para el PSPV, «como lo demuestra que, después más de cuatro años en el gobierno, no hayan llevado adelante ni una inversión de los Edusi con la única excepción de la climatización del mercado».

Deja un comentario!