Un viaje en cuatro etapas por el Pirineu de Girona para descubrir su oferta cultural, natural y enogastronómica

El Patronato de Turismo Costa Brava Girona invita a descubrir la oferta turística del Pirineo de Girona a través de tres elementos —la cultura, la naturaleza y la gastronomía— y de un viaje dividido en cuatro etapas que empieza en los paisajes marinos de la Costa Brava donde los Pirineos se sumergen en el Mediterráneo, pasa por los parajes volcánicos de la Garrotxa, atraviesa valles llenos de carácter y tradición y culmina en las montañas más altas, cercanas a los 3.000 m de altura.

Etapa 1: El mar de los Pirineos

En esta zona se puede descubrir el Cap de Creus, el punto más oriental de la península, así como algunos de los pueblos más bonitos de la Costa Brava, como Cadaqués y Roses. Además, se puede descubrir el Románico más mediterráneo, con el conjunto monumental de Sant Pere de Rodes como máximo exponente. Situado en un entorno mágico, donde el Pirineo confluye con el mediterráneo asomándose como un balcón al mar, Sant Pere de Rodes ofrece durante todo el año una variada oferta de actividades vinculadas con el vino de la DO Empordà y con la música. Desde allí también se puede visitar la bahía de Llançà, pueblo de tradición pesquera que, a día de hoy, continúa con sus cofradías de pescadores.

Otro de los tesoros de la zona es el denominado triángulo daliniano gracias al cual puede descubrirse al genio del surrealismo, Salvador Dalí. Los tres puntos clave, Púbol, Portlligat y Figueres, explican la trayectoria de un artista de proyección internacional pero totalmente vinculado a su territorio. A este universo daliniano acaba de sumarse la apertura (el pasado 20 de octubre) de la Casa Natal de Salvador Dalí, en Figueres; el único espacio del mundo en el que se interpretará la figura del genio surrealista desde una vertiente personal e íntima.

La gastronomía de esta zona se basa en una cocina de mar y montaña, gracias a sus puertos y pueblos de pescadores y su producto de mar de excelente calidad y variedad. L’Empordà es tierra de vinos y aceites, de enoturismo y oleoturismo en parajes de ensueño. Más de 30 bodegas visitables conforman la Ruta del Vino DO Empordà. Sin olvidar también que aquí emergió el Bulli de Ferran Adrià, el restaurante que cambió el paradigma de la gastronomía a nivel mundial y que, este 2023, renació convertido en elBulli1846, un museo para reflexionar sobre el conocimiento, la innovación y la historia del restaurante.

A nivel de turismo activo, la zona del Cap de Creus cuenta con un rico fondo marino, perfecto para la práctica del submarinismo y esnórquel, así como kayak, windsurf, vela o kitesurf. Además, en Empuriabrava se encuentra uno de los centros de paracaidismo más importantes del mundo. Los amantes del senderismo tienen a su disposición los caminos de ronda y el GR-92, que une las localidades de Blanes y Portbou y suma más de 200 km de senderos junto al mar; mientras que los ciclistas tienen a su disposición infinidad de propuestas, especialmente la ruta Eurovelo 8.

Etapa 2: Paisaje Volcánico

Seguir esta ruta permite admirar los paisajes volcánicos del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa, con cerca de cuarenta volcanes cubiertos de vegetación y el primero en obtener la CETS (Carta Europea del Turismo Sostenible), o el impresionante hayedo de En Jordà. Esta zona cuenta también con un importante patrimonio histórico y cultural a través de el legado judío. Uno de los ejemplos más representativos se encuentra en Besalú, que conserva un conjunto patrimonial único en Cataluña y declarado conjunto histórico artístico nacional. Se puede seguir la ruta de los vestigios del legado judío a través de las visitas guiadas temáticas que existen en la provincia. Sin olvidar su red de senderos Itinerannia, que une el Pirineo de Girona con la Costa Brava a través de 3000 km señalizados o la Vía Verde ideal para cicloturismo en familia.

La Garrotxa es también un ejemplo de convivencia entre tradición y creación contemporánea. Así, en las calles y edificios de Olot se puede seguir la huella del Modernismo de principios de siglo y conocer también la artesanía local y la recuperación de los oficios tradicionales. Eso no es todo, los amantes de la arquitectura contemporánea pueden realizar una magnífica ruta por los edificios diseñados por los prestigiosos arquitectos del estudio RCR, galardonados con el Premio Pritzker y que han revolucionado el paisaje del Pirineo. Por último, cabe destacar el Espai Cràter, una exposición sobre volcanes interactiva e innovadora. Ubicado en Olot, cuenta con audiovisuales y experiencias inmersivas que permiten aprender sobre volcanes desde el interior de un volcán.

La gastronomía de La Garrotxa, marcada fuertemente por su tierra volcánica y fértil, ofrece experiencias auténticas y locales para conocer el trabajo de los granjeros y productores artesanales de embutidos, así como para disfrutar de talleres de cocina con productos del mercado. Sin olvidar la cocina vanguardista de Les Cols, con dos estrellas Michelin y la primera estrella verde Michelin de toda Girona.

Etapa 3: Valles llenos de tradición

Se trata del mejor escenario de naturaleza para realizar todo tipo de actividades de montaña y multiaventura, recorrer los tranquilos e inmensos valles del Ripollés —Camprodon, Ribes o Núria— y pasear por pequeños e idílicos pueblos integrados en el paisaje y llenos de tradición.

Descubrir el legado histórico y cultural de los monasterios entre las montañas es otro de sus atractivos. El Monasterio de Santa Maria de Ripoll, cuya Portalada se la considera una biblia tallada en piedra, dado que relata escenas bíblicas y el Scriptorium del monasterio, es uno de los principales centros de iluminación de códices de Europa. Una actividad singular es participar en el taller de ortografía medieval con pluma sobre pergamino. El Ripollés también es zona de tradiciones ancestrales, como la Fiesta de la lana y la boda a Pagés, que se celebra en mayo en Ripoll, y que rememora la tradición de cómo el pastor esquilaba el rebaño con tijeras, la limpieza de la llana y el proceso de cardado de hilo de las hilanderas.

El campo y los valles verdes están muy presentes en la gastronomía de esta zona, gracias a los productores de miel, cervezas y licores con flores y plantas aromáticas. También merece la pena catar el vino de hielo de la primera bodega de altura de Girona en Llivins, que se elabora a más de 1.200 m de altitud. Una bodega que ha recuperado la tradición vitivinícola de la Cerdanya.

Gracias a su naturaleza, esta zona es ideal para el turismo activo, en la que destacan el barranquismo, el ciclismo, con puertos de montaña espectaculares y cercanos al mar, entre ellos Vallter 2000, el puerto ciclista más elevado de los Pirineos catalanes, y el senderismo a través de rutas etnográficas y de naturaleza.

Etapa 4: Las cumbres más mediterráneas

La comarca de La Cerdanya, una zona de gran belleza y diversidad de paisajes, es también un santuario de la naturaleza donde practicar todo tipo de deportes y actividades de turismo activo; desde senderismo, alpinismo o hípica hasta la escalada en sus altas cumbres y el esquí. Este último puede practicarse en sus cinco estaciones de esquí, cuatro de ellas de esquí alpino —Masella, La Molina, Vall de Núria y Vallter 2000—, y una de fondo, Guils Fontanera, que también cuenta con excursiones de raquetas de nieve. Además, la estación de esquí Masella tiene el dominio esquiable más importante de los Pirineos de esquí nocturno, con 11 km iluminados.

La visita a las ermitas y pequeñas iglesias románicas, diseminadas por todo el territorio, permite adentrarse en su historia. Un ejemplo es la experiencia que propone la Ruta de las Llaves de las Iglesias, que da a conocer los secretos mejor guardados de sus iglesias y permite descubrir rincones ocultos tras las portadas de estos recintos sagrados.

En la Cerdanya se disfruta de una gastronomía de montaña. Una zona en la que poder disfrutar de experiencias únicas como compartir la montaña con los pastores y los rebaños de ovejas, vacas y caballos, alrededor de una buena comida delante del fuego, mientras se conoce de primera mano las mil historias que han tenido lugar sobre estos verdes pastos que recorren desde hace años estos animales.

Deja un comentario!