Seven Seas Grandeur, elegancia palaciega en el mar

  • El nuevo –y mejor– crucero de lujo ha hecho escala inaugural en Barcelona el 25 de noviembre

Sexto barco de la prestigiosa Regent Seven Seas Cruises –líder mundial en cruceros de lujo– tiene 224 metros de eslora, 31 metros de manga, pesa 55.254 toneladas y su coste ha sido de 500 millones de euros. Un auténtico palacio flotante con capacidad para 746 pasajeros –en 373 suites de diez tipologías, todas exteriores– atendidos por 548 tripulantes, con una de las ratios personal-huésped más elevados de la industria crucerística. Y un atractivo diferencial: su ‘todo incluido’… incluidas las excursiones. ¡Bienvenidos a bordo!

El puerto de Barcelona, el más importante del Mediterráneo a nivel crucerístico, ha tenido el orgullo de ser anfitrión de la travesía inaugural del Seven Seas Grandeur, que hace honor a su nombre: Grandeza de los siete mares. Un barco que supone la culminación de un sueño iniciado hace tres décadas por la prestigiosa Regent Seven Seas Cruises: llevar a la excelencia el patrimonio de la perfección. El Seven Seas Grandeur, puesto a flote el 26 de enero de este año, inició su travesía inaugural zarpando el 18 de noviembre desde Venecia (Trieste) para realizar su primera escala en Barcelona, que ha acogido su ‘première’ mundial a los medios de comunicación. Y Gaceta del Turismo ha tenido el privilegio de ser uno de ellos, atendidos por dos anfitriones de excepción: Gabriela Fonzo, Directora Comercial para EMEA, y Juan Rodero, CEO de StarClass/Un Mundo de Cruceros. Acompañados por ellos, pudimos ver y sentir lo que significa este auténtico ‘palacio flotante’ antes que continúe trayecto hacia Lisboa para atravesar el Atlántico rumbo a Miami. Allí, el 10 de diciembre, se celebrará su bautismo oficial, con Sarah Fabergé –miembro fundadora del Fabergé Heritage Council y bisnieta de Peter Carl Fabergé– como madrina.

Empieza el espectáculo… 

Nada más cruzar la pasarela que conduce desde el muelle hasta su corazón, el  pasajero empieza a sentir la más pura esencia del Seven Seas Grandeur: el refinado y elegante lujo que destila por todos sus rincones, por los alfombrados pasillos de sus 10 cubiertas… Brujulear por él es como pasear por un auténtico museo flotante que alberga una colección de arte de 1.600 piezas; entre ellas, tres de Picasso (en el comedor del restaurante Prime 7), un Miró (en un comedor privado), una escultura de bronce y vidrio fundido a mano (‘Bonsay Cherry Tree’, a la entrada del restaurante Pacific Rim), un espectacular tapiz tejido a mano de 12 metros de alto que cuelga junto a la pared del ascensor, obra de Walter Goldfarb, artista brasileño de reconocido prestigio mundial… o un exclusivo huevo Fabergé de 18 cm –el primero que ‘vivirá’ permanentemente en el mar–, llamado ‘Viaje en joyas’. Con él, la Regent Seven Seas Cruises se asocia al legendario joyero real, ocupando un lugar central en el atrio elevado del barco. Una colección de esculturas, pinturas originales y fotografias que el pasajero podrá seguir en un recorrido de arte digital –Art Experience– a través de la nueva Regent Mobile App, que propone  una experiencia inmersita e interactiva.

Durante nuestra visita, Gaceta del Turismo pudo admirar cinco de las diez suites de diferentes tipologías que ofrece al pasajero y que van desde los 412 m2 de la espectacular Regent Suite a los 29 m2 de la Veranda, pasando por la Master (176-195 m2), Grand (118-170 m2), Grandeur (76-85 m2), Seven Seas (75 m2), Penthouse (52-59 m2), Concierge (38-43 m2), Superior (38-43 m2) o DeLuxe Veranda (29-33 m2). La palaciega Regent Suite –la mayor a bordo de un crucero de lujo– cuenta con un dormitorio cuyo colchón hecho a mano Hästen Vividus está valorado en 182.000 euros, spa privado con sauna personal, baño de vapor y área de tratamiento, panorámicas de 270 grados sobre terraza de 120 m2, jacuzzi y una sala de estar acristalada con solárium, en la parte superior del puente de mando. Pero, en general, en todas sus suites destaca su amplio vestidor, terraza privada con suelo de teca, completo baño de mármol con bañera… y artículos de lujo como L’Occitane o Hermés.

Experiencia culinaria ‘Epicurean Perfection’

La gastronomía es uno de los platos fuertes que ofrece el Seven Seas Grandeur; una auténtica ‘fiesta para los sentidos’ a cargo del chef ejecutivo senior Michael Meyepa diversificada en sus cinco restaurantes. Compass Rose, el comedor principal, destila atmósfera gaudiniana, con vajilla diseñada por Versace, para ofrecer deliciosas carnes, mariscos y opciones vegetales. Chartreuse, cocina francesa clásica con toque moderno en un ambiente romántico parisino. Prime 7, cocina americana especializada en carnes a la parrilla. Pacific Rim aboga por la cocina panasiática. Y La Veranda ofrece un variado buffet, transformándose por la noche en Sette Mari, de inequívoco sabor italiano. A ellos cabe añadir el Pool Grill, con su gastronomía al aire libre… e incluso el Room Service, para quienes opten por una comida de alto nivel, pero en la más estricta intimidad.

Y de la experiencia culinaria a la sensorial, de la mano de su espectacular Serene Spa & Wellness, con tratamientos de spa nuevos y exclusivos (lo único que no entra en el ‘todo incluido’ del barco) integrando las mejores técnicas e ingredientes lujosos de todo el mundo. A destacar el poder restaurador de una cama de ámbar y cristal de cuarzo o una mesa de tratamiento avanzada para un masaje de bienestar Zero Gravity.

Pero el Seven Seas Cruises ofrece muchos más alicientes para el pasajero, como su piscina exterior con solarium, actividades deportivas al aire libre, gimnasio de última generación, un elegante casino para poner a prueba  nuestra ‘cara de poker’ o probar suerte con los dados, salón para fumadores, biblioteca, talleres de cocina, una espectacular teatro donde se ofrecen cada día espectáculos diversos de cante y baile al más puro estilo de Broadway… o ese relajante Observatory Louge donde disfrutar relajadamente de una romántica puesta de sol al son de un piano, saboreando una buena copa.

Periplos de su temporada inaugural

Tras su bautizo oficial en Miami, el Seven Seas Grandeur, en su temporada inaugural, recorrerá el Caribe, realizará dos tránsitos por el Canal de Panamá y navegará por la costa este de los EE.UU para regresar desde Nueva York a Barcelona el 10 de abril de 2024, donde explorará el Mediterráneo durante toda la temporada veraniega, visitando destinos en España, Francia, Italia, Grecia, Croacia o Montenegro, entre otros, lo que –en palabras de Juan Rodero, CEO de StarClass/Un Mundo de Cruceros– “supone una clara apuesta por parte de Regent Seven Seas por el mercado español en concreto y por Europa en general”.

De cara a 2024, estas son algunas de las propuestas del Seven Seas Grandeur: 27 febrero, Caribe (Miami-Miami, ruta por Florida. 7 noches, desde 5.189 €/persona); 25 marzo, Primavera Isleña y Encanto del Sur (Miami-Nueva York. 16 noches, desde 10.189 €/persona); 24 abril, Mediterráneo Occidental (Barcelona-Civitavecchia Roma. 7 noches, desde 7.689 €/persona); 11 junio Mediterráneo Oriental (Estambul- Atenas, ruta por islas griegas. 10 noches, desde 6.945 €/persona); 1 julio Maravillas de Faberge (Civitavecchia Roma-Montecarlo. 10 noches, desde 9.079 €/persona); 22 julio Mediterráneo Occidental (Barcelona-Civitavecchia, Roma. 9 noches, desde 6.187 €/persona); 14 agosto, Maravillas Epicúreas (Atenas Pireo-Barcelona., 10 noches, desde 6.112 €/persona).

Seven Seas Grandeur es el sexto barco de Regent Seven Seas Cruises, después del Splendor, Explorer, Voyager, Mariner y Navigator. Entre todos ellos exploran más de 500 destinos inmersivos en todo el mundo, ofreciendo excursiones en tierra ilimitadas y gratuitas en todos los puertos, siendo una de las únicas compañías de cruceros con ‘todo incluido’.           

Deja un comentario!