La nueva terminal de pasajeros del Puerto de València será un referente para el sector crucerista

En la imagen, Mar Chao, directora Comercial y de Desarrollo de Negocio de la Autoridad Portuaria de València y Alfredo Serrano, director general de CLIA en España, durante la presentación del Informe de Prácticas y Tecnologías Ambientales 2020 que ha realizado CLIA, esta mañana en Valenciaport.

  • Mar Chao ha destacado que “la nueva terminal de pasajeros del Puerto de València será el mayor proyecto del sector crucerista en España de los próximos años y reafirma el compromiso de la Comunitat Valenciana con esta actividad”.
Imagen de la terminal de pasajeros de Baleària.

Sostenibilidad, accesibilidad, seguridad, proximidad o digitalización son algunos de los términos que definen la nueva terminal de pasajeros del Puerto de València, “unas instalaciones que van a ser un referente para la actividad crucerista y el proyecto más importante para los próximos años del sector en nuestro país”, ha explicado Mar Chao, directora Comercial y de Desarrollo de Negocio de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV).

Chao ha participado en la presentación del Informe de Prácticas y Tecnologías Ambientales 2020 que ha elaborado la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA) en el que se destaca el progreso que las líneas de cruceros de CLIA hacia el desarrollo e implementación de tecnologías y prácticas avanzadas para lograr menores emisiones, mayor eficiencia y un medio ambiente más limpio y una mayor sostenibilidad medioambiental.

“Esta nueva terminal está alineada con el objetivo estratégico de la APV de sostenibilidad y respeto por el medioambiente, un compromiso que ha asumido todo el sector de cruceros”, ha indicado Mar Chao, quién ha añadido que “esta instalación es una apuesta por un sector importante para la Comunitat Valenciana y su proyección turística, y también para la ciudad de València por su apuesta por la proximidad, especialmente para el barrio de Nazaret”.

Una Terminal implicada con su entorno

La APV ha recibido una única oferta para la construcción y explotación de la nueva terminal pública de pasajeros del puerto de València presentada por Baleària que se ubicará entre el Muelle de Poniente y el Muelle del Espigón del Turia, en la zona anteriormente ocupada por el astillero de Unión Naval de Valencia, y que cuenta con aproximadamente 100.000 m2. La nueva terminal está destinada a atender al tráfico de cruceros, las líneas regulares con Baleares y Argelia así como tráfico de carga rodada o “ro-ro” (plataformas o vehículos que acceden a los barcos con sus propios medios).

La nueva terminal respetará los cuatro elementos del antiguo astillero de Unión Naval de Levante catalogados como piezas de valor histórico artístico. Será un edificio histórico y emblemático de la València marítima que continuará prestando servicio a la ciudad y a la ciudadanía – más de cien años después de su construcción –con las más modernas tecnologías medioambientales.

Según recoge el pliego de la APV, la propuesta de Baleària cuenta con un ambicioso plan medioambiental que incluye el compromiso de adopción de un sistema de gestión ecológicos y sostenibles, la participación en las iniciativas conjuntas que promueva la APV así como un estudio de evaluación de impacto ambiental. Tal y como establece el pliego, todos los atraques deben estar equipados con red de suministro eléctrico a los buques atracados; y todas las cubiertas y tejados de las edificaciones existentes tienen que estar diseñadas para la instalación de placas solares fotovoltaicas. Asimismo, las ofertas contemplan un plan de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) para la nueva terminal pública de pasajeros.

Fuerte compromiso con la sostenibilidad

El informe de CLIA, que se ha presentado en diferentes ciudades del mundo, ha puesto en valor la apuesta del sector por la implementación de prácticas para reducir emisiones, obtener una mayor eficiencia energética y sostenibilidad ambiental.

Las líneas de cruceros de CLIA fueron el primer sector de la industria marítima en hacer suyo el compromiso de reducir la tasa de emisiones de carbono en un 40% en 2030 en comparación con 2008. Como señala el informe de 2020, las líneas de cruceros de CLIA continúan trabajando diligentemente para alcanzar ambiciosas metas y cumplir con las crecientes exigencias para la protección del planeta en áreas como el uso de GNL o sistemas de limpieza de gases de escape.

Deja un comentario!