El Rin y el Danubio, más cerca que nunca de la mano de Catai

Hotel Silken Puerta de Valencia, una tarde de jueves, 18 de noviembre de 2021. Parece que lo que conocíamos por normalidad vuelve a establecerse. Con ella, las ganas de escapar de la rutina, de darse un homenaje, de salir de nuestros límites. Catai nos invita a recorrer los kilómetros navegables del Rin y el Danubio en su cuarenta aniversario.

Tras un esperado encuentro en el hall del hotel entre compañeros del sector del turismo, pasamos a un salón donde el catering fue la excusa para dar rienda suelta a conversaciones y actitud de júbilo, de reencuentro, de alivio. El turismo fue duramente azotado por la crisis del Covid-19, pero por suerte, casi podemos hablar de ello ya en pasado.

María José Martínez, delegada comercial de Catai Tours de la Comunidad Valenciana y Albacete, presidió el evento de la presentación de los cruceros fluviales del Rin y el Danubio que tendrán su lugar desde abril hasta octubre, es decir, durante el verano de 2022, añadiendo dos salidas excepcionales, el especial Semana Santa (entre Holanda y Bélgica); y el especial floral, (con su inicio y finalización en Ámsterdam). María José dio paso a Pilar Nieto, directora comercial y de marketing, quien expresó su alegría por el motivo de dicha reunión y quien, a su vez, presentó a Rosa Civantos, responsable del departamento de formación. Fue ella quien detalló, de principio a fin, las características de ambos cruceros con sus respectivos recorridos.

En primer lugar, Rosa quiso hacer hincapié en algunos prejuicios que envuelven la figura del crucero fluvial, algunos de ellos hallándose en su tamaño: hay quien relaciona un crucero fluvial con un tamaño pequeño y, por tanto, cierta incomodidad comparado con uno más grande como lo sería un transatlántico. No es necesario un gran tamaño, pues con 135 metros de eslora y doce de anchura, se encuentra confortabilidad y los mismos servicios que un hotel, con la ventaja de que el crucero fluvial nos deja en el centro de la ciudad y, además, todas las cabinas son exteriores, con lo cual, la sensación de espacio y libertad no sólo es una promesa sino un hecho; a lo que hay que sumar el trato selecto que la tripulación de Catai ofrece a sus clientes. Otro prejuicio muy común es el de asociar un crucero fluvial a un público de una edad avanzada, cuando no es así. Catai no entiende de edades debido a su detallada organización adaptada a todos los públicos; y, por supuesto, el más común de los miedos: el precio. Con Catai, el precio es cerrado -incluyendo los vuelos- y, por supuesto, pensión completa, sin dejar lugar a desagradables sorpresas de última hora.

Pero, ¿por qué Catai? Porque los barcos son exclusivos y todos los clientes son españoles, lo cual se traduce en que los horarios y la cultura son, puramente, españoles. La asistencia recibida, por supuesto, es en castellano. Otra de las ventajas reside en que, al deshacer la maleta, te olvidas de ella hasta el último día, pues el barco te lleva siempre a la mejor ubicación de cada ciudad. El tamaño de los barcos favorece la familiaridad en el trato, algo que es más difícil que ocurra en un crucero de mayor tamaño; y, en pocas horas de navegación, nos encontramos con mucha cultura, pues a diferencia de los cruceros marítimos, la mayor parte del tiempo se pasa atracado, invirtiéndose en visitas a las diferentes ciudades, y no en largas travesías.

Vayamos a lo que nos trae aquí: Catai cuenta con dos cruceros fluviales. El primero, el MS Charles Dickens, que nos brinda la oportunidad de atravesar los 500 km navegables del Rin, entre Holanda y Alemania. El segundo, el MS Serenade 2, nos llevará por 600km del Danubio, pasando por Austria, Hungría y Eslovaquia.

El MS Charles Dickens, quien nos llevará por el Rin, cuenta con una cabida de 152 pasajeros. Todas las cabinas son dobles y exteriores. Cuenta con tres tipos de cabina: la standard con ventanal fijo, situada en la cubierta inferior; la standard en la cubierta superior e intermedia, con balcón francés; y, por último, en la cubierta superior, hay cuatro suites de lujo de mayor tamaño y con balcón exterior con mesa y sillas.

¿Qué podemos esperar de nuestra aventura por el Rin? Saldremos desde España, en vuelo, hacia Frankfurt. El viaje comenzará hacia Mainz, ciudad alemana a orillas del Rin. El segundo día, visita guiada a Colonia, con un paquete opcional de dos experiencias de cultura local, la ruta de la cerveza en Colonia y la cata de vinos en Cochem. El tercer día transcurrirá entre Bonn y Linz. Cuarto día, visita a Cochem diurno, con paseo nocturno por Coblenza. En la quinta jornada, navegaremos por el “Rin Romántico”, y la tarde la pasaremos en Rudesheim. El sexto día, navegación de Espira hacia Estrasburgo, donde pasaremos el séptimo día de nuestro viaje. Por último, en nuestra octava jornada, haremos el check out, y nos trasladaremos hasta Heidelberg para visitar la ciudad. Al finalizar, traslado al aeropuerto de Frankfurt y regreso a España.

El MS Serenade 2, encargado de nuestro recorrido por el Danubio, cuenta con 70 cabinas, todas con vistas al exterior. La standard con ventanal fijo; la standard con balcón francés; la cabina mini-suite con balcón francés y, por último, las deluxe suite, de mayor tamaño, con balcón francés y balcón privado al aire libre.

¿Qué nos promete este fluvial? Para empezar, saldremos de España hacia Munich. De allí, partiremos hacia Regensburg y, tras la visita, continuaremos hacia Passau. El segundo día, visitaremos la Abadía de Melk e iremos hacia Viena, donde pasaremos la totalidad del tercer día, pues Viena, tanto de noche como de día, es un auténtico espectáculo. El cuarto día, salida hacia la capital húngara: Budapest. La quinta jornada oscilará entre Budapest y Bratislava, donde tendrá lugar el sexto día de nuestro viaje. El séptimo, seguiremos navegando por el Danubio hasta la tarde, que llegaremos a Linz, con algunas excursiones opcionales a Salzburgo o a Mathausen. Por último, en nuestro último día, visitaremos Passau para, después, trasladarnos al aeropuerto de Munich y salir, en vuelo, hacia España.

Difícil resulta el escoger cualquiera de ambas opciones. Nos ha sido devuelta la libertad y la seguridad, y no vemos el momento de regalarnos uno de estos cruceros fluviales. Ahora es posible, de la mano de Catai, salir de la rutina que nos fue impuesta. Démonos, por fin, la oportunidad de vivir Europa a bordo de los mejores cruceros fluviales.

Deja un comentario!