Los consumidores no renuncian al gasto en salud y bienestar a pesar de la incertidumbre económica

  • Aun en el difícil contexto económico actual, los consumidores no reducen su gasto en bienestar: el 42% afirma que está aumentando su actividad física y el 33% asegura que está más centrado en su cuidado personal.

A pesar de la incertidumbre actual, los consumidores no están dispuestos a reducir sus gastos en salud y bienestar, así como en la alimentación y los productos de limpieza del hogar. Aunque dos tercios de los encuestados (66%) sienten que tienen que apretarse el cinturón, el 80% señala que pretende mantener -e incluso aumentar en el próximo año- el gasto destinado a la salud, el deporte y los suplementos alimenticios.

«A pesar de los tiempos difíciles, está claro que la gente considera la salud y el bienestar aspectos esenciales y planea mantener su gasto en estas áreas este año, independientemente de los niveles de ingresos», ha comentado José Manuel del Pino, managing director de Consumer Goods en Accenture en España. «Con la previsión de crecimiento del sector de la salud y el bienestar hasta alcanzar más de un billón de dólares de gasto en todo el mundo en 2025, las empresas de Consumo deben aprovechar la experiencia y los avances tecnológicos, así como tener en cuenta las prioridades cambiantes de los consumidores a la hora de diseñar nuevas ofertas y servicios».

Según los datos de Accenture, los encuestados están adoptando una visión más holística del bienestar. Por ejemplo, el 42% afirma que está aumentando la cantidad de actividad física que practica, un tercio (33%) asegura que está más centrado en su cuidado personal -como hacerse un tratamiento de belleza-. A pesar del incremento del coste de los viajes, la encuesta refleja que la mitad (51%) de los consumidores a nivel global tiene previsto mantener o aumentar su gasto en viajes de ocio en el próximo año, lo que quizá no sea sorprendente si se tiene en cuenta los beneficios asociados a las vacaciones. Además, un tercio (33%) de todos los encuestados dijo estar dispuesto a sacrificar el gasto en productos domésticos o electrónicos no esenciales para poder viajar.

En España, el 75% de los encuestados señala que es probable que en los próximos doce meses retome sus hábitos prepandémicos de viajes de ocio y vacaciones. De hecho, el 60% de los españoles ya tiene un viaje de ocio reservado para algún momento de los próximos doce meses, como un viaje de lujo (14%), escapadas fuera de la ciudad (32%) a la montaña o playa, ya sea en España o al extranjero, o a ciudades de otro país (12%).

Miguel Flecha, managing director de Travel de Accenture en Europa, ha declarado que “existe una gran oportunidad para que las empresas de viajes y de consumo ofrezcan experiencias diferenciadas, ya que el turismo de bienestar es hoy mucho más que el destino o las actividades: es una extensión de los valores y el estilo de vida del viajero».

Aunque la encuesta identifica dónde y cómo priorizan los consumidores el gasto, es importante que las empresas comprendan el contexto en el que se toman esas decisiones de compra. Según un reciente informe de Accenture, “La paradoja humana: Del foco en el cliente al foco en la persona”, a los consumidores les resulta cada vez más difícil equilibrar el propósito y la practicidad en sus compras, y casi dos tercios (64%) quiere que las empresas respondan más rápidamente con nuevas ofertas para satisfacer sus necesidades cambiantes. Sólo si comprenden el contexto, las empresas tendrán la estrategia adecuada para ofrecer las marcas, productos o servicios más relevantes.

Deja un comentario!