El fútbol, el turismo y la avaricia

Rafael Miñana es director general del Grupo Gaceta3

A ver si se dan cuenta de una vez que la inteligencia, la investigación, la cultura y el turismo son las apuestas de futuro que pueden salvar el mundo, y no, por supuesto, cuatro tíos pegándole a un balón. Démosle prioridad desde ahora a lo que verdaderamente aporta -e importa- un retorno a toda la población, porque la pandemia se salvará con la investigación y luego, con el turismo, la gastronomía, los viajes, los congresos y los viajes de empresas.

El turismo ha demostrado ser transversal y llega a todos los sectores de la economía, desde taxis, restaurantes, hoteles, cafeterías, tiendas,centros comerciales, museos, eventos, transporte y un largo etcétera.

Además, año tras año, se repite de forma cansina los liderazgos de los dos equipos de siempre en la liga española, Madrid o Barça,  ¡que hartazgo por favor, toda la vida igual!.

Empecemos por que sean las empresas de productos deportivos las que patrocinen los partidos de fútbol y no se paguen las animaladas que se pagan a los jugadores. Son espectáculos geniales, pero sobrevalorados y que no curan enfermedades como la que estamos padeciendo. No creo que el deportista vocacional deba cobrar esas barbaridades y que el resto del mundo pase calamidades.

El coronavirus debería enseñarnos a ser más solidarios, equitativos y buenas personas, ya está bien de ser avaros cuando el mundo se va al traste.

Deja un comentario!