Entrevista a Martí Sarrate, presidente de ACAVE

“Nos daríamos por satisfechos con facturar un 40% de lo logrado en 2019; unos 8.000 millones”

“Lo único ‘positivo’ de la pandemia ha sido poner en valor la seguridad y confianza que transmiten las Agencias de Viaje”

“Hasta 2024 no se logrará la conectividad total y con ella la reactivación del turismo, como antes de la pandemia”

“Lo que realmente vendemos las Agencias de Viajes son experiencias y emociones”

“Al Gobierno le ha faltado contundencia a la hora de tomar decisiones con más antelación”.

“Creo que debería haber un Ministerio de Turismo exclusivo para abordar nuestros problemas directamente”

“La B-Travel ha sido un éxito y ha demostrado que se pueden hacer eventos presenciales que el consumidor agradece”

Como viene siendo habitual en el arranque de la temporada veraniega, el presidente de ACAVe, Martí Sarrate, ha sido el encargado de exponer en Barcelona los resultados y datos de la encuesta realizada por la patronal catalana de Agencias de Viajes entre sus más de 450 asociadas. La principal conclusión es que las reservas de viajes de los españoles han aumentado un 10% respecto a 2020… pero aun se mantienen más de un 50% por debajo de 2019, el año previo a la pandemia.

Y que el buen ritmo de la vacunación y el pasaporte sanitario europeo animan a las reservas internacionales y los destinos de larga distancia.

A nivel nacional, los destinos más demandados son Baleares, Canarias y la costa mediterránea. A nivel europeo, las costas e islas mediterráneas; en concreto Italia, Grecia y Turquía. Y respecto a los viajes internacionales, las preferencias se decantan hacia Maldivas, Costa Rica y el Caribe. A destacar también que los destinos urbanos están teniendo una baja demanda al contrario que los destinos de interior y el turismo rural, muy asociados al aire libre y el contacto con la naturaleza, y suponen el 20% de las peticiones. El cierre de muchas fronteras internacionales ha hecho que los países asiáticos tengan demandas casi nulas. Y muy residuales son las peticiones para viajar a Sudamérica, así como a Estados Unidos, lastrados por la prohibición vigente hasta la fecha de realizar viajes por motivos turísticos.

Las agencias de viajes receptivas constatan que solo un 10% de los viajeros que vendrán este año a nuestro país serán extracomunitarios y el 90% europeos; principalmente de Francia, Alemania y Benelux… a la espera que Reino Unido retire el semáforo ámbar a España. Y en el caso de Rusia, el condicionante es la no validación aun por parte de la Agencia Europea del Medicamento de su vacuna Sputnik, lo que endurece los trámites de visados para sus turistas.

Martí Sarrate ha constatado también que el sector cruceros empieza a salir a flote tras un año de paro absoluto con un 30% de reservas… aunque muy lejos aun de las cifras de 2019. Y ha criticado el retraso para reactivar el Imserso, fundamental para la desestacionalización (octubre-mayo), a la espera aun del pliego administrativo para su licitación.

“Los viajeros priorizan los destinos que facilitan la entrada a los turistas sin cuarentenas y con requisitos muy claros: certificados de vacunación, PCR negativas, etc.”, ha señalado Sarrate. Y ha reconocido, en cuanto a cifras de facturación, que “nos daremos por satisfechos si logramos un 40% de la conseguida en 2019 (que fue de 21.300 millones de euros); esto es, unos 8.000 millones”.

Por último, el Presidente de ACAVe señaló los tres criterios a la hora de reservar viajes, que debido a la pandemia han cambiado de prioridad. “Ahora lo primero es la flexibilidad en las condiciones de la reserva. En segundo lugar, la seguridad que aporta el cumplimiento de los protocolos sanitarios y la vacunación. Y en tercero, la relación calidad/precio, que antes eran prioritarias”

Terminada la exposición, Martí Sarrate atendió personalmente a Gaceta del Turismo, contestando a nuestras preguntas

¿Qué balance puede hacernos de 2020 en relación al sector de los Agentes de Viajes y cuáles son las expectativas de cara a este 2021?
Bueno, 2020 ha sido un año para olvidar en el que hemos tenido un 90% menos de facturación por la casi paralización de la actividad debido al confinamiento que empezó el 14 de marzo. Las empresas que han resistido ha sido por el endeudamiento y encima aun tenemos pendiente la recuperación de reembolsos de ciertos proveedores, como compañías aéreas, de cruceros o algunas compañía hoteleras… Por eso tienen mucho mérito las agencias que han podido resistir. Y de cara a la reactivación total del turismo, aun tardaremos entre 2,5 y 4 años. Hasta 2024 no se espera que haya una conectividad total para volver a la normalidad anterior a la pandemia.

¿Qué es ACAVE y qué lugar ocupa dentro del asociacionismo en España?
ACAVE es la patronal más importante del sector en el estado español, en el que representamos a las agencias de viajes en la Unión Europea. Y jugamos un papel muy importante en la defensa de los intereses del sector, para poner en valor nuestro prestigio y el de las Agencias de Viajes ante el consumidor. Además hemos aprovechado para hacer una campaña que ha venido en el momento de la reactivación, ‘Con su agencia viaje seguro’, con personajes importantes y famosos y que está causando mediaticamente un impacto importante en las redes sociales.

Se suele decir que ‘tiempo de crisis, tiempo de oportunidades’. ¿Lo único ‘positivo’ de esta pandemia ha sido quizá poner en valor el verdadero papel de las Agencias de Viajes a la hora de transmitir seguridad y confianza, que es lo que ahora busca principalmente el cliente, el viajero?
Yo creo que sí, estamos convencidos. Además, mediáticamente hemos escalado un porcentaje importante. El consumidor sabe que a la hora de viajar nuestro papel fundamental es de asesor, porque lo que realmente vendemos son experiencias y emociones. Estamos bien informados, con una información que es vinculante, y facilitamos al consumidor la garantía de que lo que le aconsejemos a la hora de viajar es de total seguridad y confianza. Y además respaldamos y defendemos sus derechos ante cualquier inconveniente, como hemos hecho y demostrado incluso delante de los proveedores. Tenemos las garantías en defensa de los consumidores, las pólizas de crédito y caución. Somos los únicos que lo tenemos en la cadena de valor. Y tanto con las campañas que hemos hecho como con la que estamos haciendo ahora y el poder mediático que hemos establecido el consumidor lo ha visto y lo ha valorado. Y eso es un valor añadido importante a la hora de reservar viajes.

¿Cuántas oficinas y puntos de venta tiene ACAVe y en qué regiones?
Unas 450 empresas, porque algunas se han dado de baja por los costes, y hemos ayudado también con las cuotas para que continuasen recibiendo información de nuestra patronal y de alguna manera tenemos más de 1.000 puntos de venta. Tenemos un tejido empresarial de diferentes especialidades y, por tanto, mucha información porque tocamos Mice, congresos, corporate, vacacional, producto propio, cruceros… prácticamente de todas las tipologías. Por tanto, nuestro punto de vista es mucho más global a la hora de tomar decisiones. Y en la crisis de 2008-2013 salimos reforzados en dos temas: la tecnología y la especialización.

Usted ha asistido varias veces al Congreso de los Diputados para plantear los problemas a los que se enfrentan las AA.VV. ¿Está el actual Gobierno de España a la altura para solucionar estos problemas?
He asistido dos veces al Congreso de los Diputados y tenemos reuniones permanentes con los grupos parlamentarios y con el resto de autonomías y lo que creo que falta es contundencia a la hora de tomar decisiones con más antelación. Porque siempre digo que hay que salvar primero el presente antes de hablar del futuro. El turismo es la principal industria económica del país, también por los puestos de trabajo que representa. Se le tendría que dar una atención especial, rescatado a nuestro sector. Esto se ha retrasado y ha provocado que muchas Pymes y Micropymes cierren. Y cuando alguien cierra o pierde su puesto de trabajo es difícil recuperarlo.

¿Habrá algún día un Ministerio de Turismo único dedicado en exclusiva a este motor fundamental para la economía española?
Yo creo que haría falta. Hay muchas autonomías que estamos englobadas en una consejería que ni siquiera nombra la palabra turismo. Están metidos en otras empresas como conocimiento, trabajo… Pero creo que debería haber un Ministerio exclusivo de Turismo porque incluso transversalmente llegaríamos a un 25 % del PIB. Y estamos en ese proceso ayudando a ese objetivo de la digitalización, con los fondos Next Generation y de Sostenibilidad y estamos colaborando en ello. Por eso creo que se nos debería tener más en cuenta. Se han hecho ‘planes renove’, nosotros pedimos uno para poder viajar con bonos en toda España y no se consiguió. A veces dan estos planes a otras industrias que solo representan el 5% del PIB, como la industria del automóvil. Por eso creo que se le tendría que dedicar más importancia al turismo y no estar englobados en un macroministerio con otras industrias sino en uno propio para abordar nuestros problemas directamente.

Hablando de digitalización, ¿qué es más prioritario, ayudar al sector tecnológico o al sector turístico?
Bueno, vamos a ver los proyectos tractores en el sentido que nosotros estamos trabajando para que las Pymes y Micropymes puedan acceder a estos fondos… pero no será fácil. A lo mejor colateralmente las autonomías o los ayuntamientos recibirán más ayudas que nosotros pero estamos luchando para acceder a esos procesos de digitalización y sostenibilidad que creemos que son prioritarios e importantes en la Agenda 20-30. No será fácil porque esos fondos son exclusivamente para estos conceptos y estarán muy controlados; que nadie se crea que serán ayudas para cualquier cosa. Estamos luchando en esa dirección y creemos que la industria turística tiene mucho que decir en esos proyectos tractores para acceder a esos fondos, que tampoco son el 100% sino una parte porcentual y que tú también tienes que invertir una parte para lograr esa digitalización y sostenibilidad para seguir mejorando la estrategia empresarial.

Cómo presidente de B-Travel, la Feria de Turismo que tuvo lugar recientemente en Barcelona, y en un año tan especial y complicado como este, ¿qué balance puede hacer?
Bueno, se canceló la edición de 2020, en la que teníamos una gran ilusión porque me estrenaba como Presidente, pero la edición de este año ha sido un salón presencial, sin test de antígenos; solo se tomaba la temperatura al entrar. Ha sido el primer salón presencial de la Fira de Barcelona, que representa el 9% del PIB en Catalunya, y estamos muy orgullosos. Ha habido una gran afluencia, con más de 60 expositores directos, unos 350 indirectos y más de 10.000 visitantes en un fin de semana que era veraniego y hemos superado los objetivos marcados. E incluso nos dieron un premio a la lucha que ha hecho ACAVE durante todo este período en defensa del sector de los viajes. Todo ello demuestra que la gente tiene ganas de viajar, de informarse. Todos los expositores han estado encantados, hemos recibido muchas felicitaciones y hemos tenido un gran poder mediático. La B-Travel ha sido un éxito y continuaremos en esta línea de predicar con el ejemplo de que se pueden organizar eventos presenciales que el consumidor agradece porque transmiten seguridad y confianza para que se animen a viajar.

¿En qué situación están actualmente las relaciones entre ACAVe y la CEAV, la Confederación Española de Agencias de Viajes? ¿Volverá ACAVe a ser miembro de ella?
Nosotros hemos tenido una buena relación y hemos hecho mucho por la unidad del sector dentro de la Confederación… pero había puntos en los que estábamos en desacuerdo, los explicamos y llegamos a la conclusión de que nuestras estrategias no estaban vinculadas. Continuamos trabajando y tenemos comunicación, pero nosotros somos autosuficientes. Y la prueba está en el reconocimiento que tenemos dentro del sector. Supongo que algún día volveremos a coincidir. Nosotros incluso marcamos la estrategia y llevamos la parte económica pero cuando hay puntos de encuentro que no interesan es mejor no exteriorizarlos, porque hablando se entiende la gente. La Junta directiva de ACAVE tomó la decisión de salirnos de la CEAV porque tenían una serie de ideas que no coincidían con nuestra estrategia.

Deja un comentario!