Un 20% de las agencias de viajes siguen cerradas desde el inicio de la pandemia

  • ACAVe presenta los resultados de una encuesta sobre la realidad de la agencias de viajes un año después del inicio de la pandemia.
  • Un 76% de las agencias ha facturado menos de un 10% que en 2019 y un 36% afirma que se encuentra en riesgo real de cierre.
  • Un 99% de los encuestados piden ayudas directas para mantenerse a flote.
  • Un 50% han tenido que solicitar líneas de crédito para hacer frente a los impagos de las compañías aéreas y otros proveedores.

La Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVe), principal patronal del sector en España con unas de 450 agencias asociadas, y la única que representa a todas las especialidades (tour operadores, emisoras, receptivas, OTA’s, MICE y Cruceros) ha presentado hoy los resultados de una encuesta realizada entre sus asociados para cuantificar el impacto que ha tenido un año de pandemia en su situación comercial, financiera y humana.

En esta encuesta han participado directivos de agencias de todo el territorio español. Es fundamental para conocer el estado real del sector en un año en que muchas empresas han tenido ya que echar el cierre. Un 54% de los participantes han sido agencias emisoras, un 20% receptivas, un 13% MICE, un 9% Tour Operadores, y un 4% agencias de cruceros.

El presidente de ACAVe, Martí Sarrate, ha sido el encargado de presentar y comentar los resultados en un acto celebrado en Foment del Treball en Barcelona.

Situación de las agencias después de un año de pandemia

Transcurrido un año desde la declaración del Estado de Alarma, un 20% de los encuestados afirma que todavía no ha podido retomar su actividad y por consiguiente sigue, 12 meses más tarde, sin haber podido facturar ni un euro. Por su parte, un 67% ha realizado una actividad intermitente a lo largo de este periodo con aperturas parciales, casi exclusivamente durante el periodo de junio a octubre, dado que los confinamientos volvieron a impedir la circulación entre comunidades autónomas y dificultaron los viajes internacionales.

Un 10% de los encuestados afirma haber podido abrir todas sus oficinas durante este periodo y continuar operando aunque con una actividad más reducida. Cabe destacar que entre las más afectadas están las agencias MICE, que han visto su actividad congresual totalmente detenida durante este periodo.

La caída de la facturación de las agencias es un reflejo de la escasa actividad que han podido realizar a lo largo del último año. Un 32% no ha podido apenas alcanzar un 5% de lo que facturó en 2019, mientras que un 44% no alcanza el 10%. Eso significa que más de tres cuartas partes de las agencias españolas apenas han facturado casi nada este pasado año.

Martí Sarrate, presidente de ACAVE afirma que “estas cifras demuestran muy claramente el tamaño del problema al que nos enfrentamos. Las empresas de nuestro sector, no sólo han experimentado un parón casi total a lo largo de este año, sino que además han tenido que sobre endeudarse para poder asegurar su supervivencia. Este sector ha sufrido un varapalo sin precedentes y mientras otros sectores como la restauración han contado con un apoyo de las administraciones, nuestro colectivo se encuentra ante un riesgo más que evidente de desaparición”.

Preguntados por el riesgo real de cierre, un 36% de los encuestados afirma rotundamente que se plantea cerrar definitivamente a lo largo de este mismo año 2021. Estos cierres se sumarían a los que ya se han producido a lo largo de 2020 y a principios de 2021.

ERTEs, despidos y cierres de oficinas

Un 95% de los encuestados afirma que se ha visto obligado a aplicar un ERTE total o parcial en su empresa y un 74% afirma seguir necesitándolo para seguir operativos. Estos datos ponen de manifiesto que esta medida está siendo vital para que muchas agencias puedan sobrevivir a esta crisis y por consiguiente ACAVE se reafirma en la necesidad de extenderlos hasta que se retome la plena actividad turística.

Los créditos ICO también han sido una medida que ha ayudado a muchas empresas y un 70% de los participantes confirma que las solicitó. Sin embargo muy pocos –apenas un 9%- las considera una opción viable para el futuro dado que supondría un nuevo endeudamiento que probablemente no podría afrontarse. En sus comentarios, los encuestados señalan que durante este periodo han tenido que minimizar al máximo todos los gastos, cerrar oficinas e incluso aportar ahorros personales en el caso de las agencias más pequeñas. No olvidemos que el sector de las agencias de viajes está principalmente compuesto por PYMES y Micro PYMES.

Un 17% confirma que se vieron forzadas a despedir a uno o más trabajadores y no descartan tener que efectuar nuevos despidos en el caso de que finalicen los ERTE. En sus comentarios, los encuestados coinciden en señalar que a pesar de que se retome pronto la actividad, es probable que el volumen de facturación no permita reincorporar todavía al 100% de la plantilla.

Prácticamente el 100% de los encuestados pide ayudas directas para poder asegurar la supervivencia de sus empresas, y casi un 40% defiende la fórmula propuesta por ACAVE de crear un fondo de reembolso de los bonos como única solución ante el continuo incumplimiento de las aerolíneas.

Finalmente, el teletrabajo ha sido uno de los grandes cambios que se ha producido en la realidad de las agencias de viajes durante este periodo. Un 32% ha podido implantar con éxito un modelo 100% de teletrabajo, mientras que un 56% ha implantado un modelo mixto presencial / teletrabajo.

Impagos de compañías aéreas

Los proveedores, principalmente las aerolíneas, a día de hoy siguen debiendo cerca de 150 millones de euros. La única nota positiva en este sentido es que la acción de ACAVE frente a las administraciones ha contribuido a que muchas compañías aéreas hayan cedido y hayan devuelto cerca de 200 millones de euros. Sin embargo, el incumplimiento de las compañías aéreas y en menor medida de otros proveedores ha provocado que un 50% de las agencias se hayan visto obligadas a solicitar líneas de crédito para seguir a flote, y que incluso un 20% afirme que los impagos les han puesto en una situación límite.

Se acerca la fecha impuesta por el gobierno para reembolsar a los clientes los bonos de los viajes que tenían contratados y que no pudieron disfrutar. Sabiendo que es imposible ampliar el periodo de validez de los bonos, un 90% de las agencias están convencidas que sus clientes preferirán una restitución en metálico del importe contratado y que apenas un 8% lo canjearán por otro viaje.

Recuperación de la actividad

“Recientemente –comenta Martí Sarrate- hemos tenido “brotes verdes” en la actividad turística asociados a la noticia sobre el pasaporte europeo y también a los anuncios en algunos mercados próximos como Reino Unido y Alemania sobre la reanudación del flujo de pasajeros con otros destinos europeos –entre ellos España- de cara al verano. Pero las nulas perspectivas para Semana Santa y la falta de concreción en reservas hace que, por el momento, debamos ser prudentes sobre la reactivación de la actividad”. En este sentido, la encuesta señala que la mayoría de agencias de viajes se encuentra instalada en este clima de prudencia. Un 63% no prevé todavía una recuperación hasta la temporada 2022, mientras que un 34% la sitúa a partir del verano.

De hecho, muy pocos señalan todavía que los mercados estén empezando a contratar, e incluso indican en sus comentarios que el aumento de reservas no es indicativo dado que hay anulación gratuita hasta pocos días antes de la llegada. Principalmente se está notando un incremento en las consultas tanto online como telefónicas y en los mostradores de las agencias.

Pasaporte sanitario

El pasaporte sanitario europeo ha aportado optimismo en las agencias que consideran que esta medida puede ser clave para la recuperación de la confianza. Un 91% de los encuestados así lo cree. Aunque cabe señalar que la mayoría de los comentarios coinciden en señalar que esta medida no tendrá fuerza suficiente se los países no avanzan de manera significativa en el número de vacunaciones. Esta es la clave para salvar la temporada de verano que deberá leerse casi exclusivamente en el ámbito intraeuropeo.

Deja un comentario!