Santiago Aguilar, presidente de la AEPT: «Estamos trabajando en un gran proyecto asociativo, la creación del Consejo Superior de Colegios de Profesionales del Turismo»

¿Qué es AEPT y cuáles son sus principales actividades?

AEPT es una Asociación que vigila y tutela los intereses profesionales de todos y cada uno de los hombres y mujeres del sector turístico español. Nace en 1967 con el fin principal de fomentar el reconocimiento social de la profesión y de los estudios turísticos, lo que sigue siendo nuestro objetivo más importante. Nuestros miembros son profesionales de las diferentes ramas de la actividad turística (hoteleros, agentes de viajes, guías de turismo, consultores, formadores…) lo que nos aporta una visión global de las necesidades del sector.

Entre nuestras actividades habituales destacamos las dedicadas a la divulgación y la formación, orientadas tanto a nuestros miembros como al resto de profesionales; nos mantenemos en contacto con nuestros asociados y resto de profesionales a través de nuestras redes sociales y nuestro órgano de difusión “La Voz de AEPT”; elaboramos informes y estudios, y colaboramos con Observatur, el primer observatorio del turismo emisor español; y también organizamos actividades culturales y sociales destinadas a nuestros asociados y amigos.

Santiago, usted es un gran activista del asociacionismo en España y un profesional preocupado por la actualidad turística. Díganos, ¿en qué entidades turísticas, instituciones y asociaciones del sector ha estado trabajando? 

Ya desde mis tiempos de estudiante he estado muy ligado a los movimientos asociaciocinistas. Además de ser presidente de AEPT desde 2016, a cuya junta directiva he pertenecido en distintas etapas, soy miembro de la Asociación Española de Directores de Hotel, sector al que he dedicado casi toda mi trayectoria profesional. Mantengo estrechas relaciones con otras asociaciones profesionales del sector, como Asego, Las Llaves de Oro, AEGVE, AAHOSTUR o CEFAPIT, cuya colaboración y apoyo van a resultar indispensables en nuestro gran proyecto asociativo, que es la creación del Colegio Oficial de Profesionales del Turismo de la Comunidad de Madrid, como paso previo a la constitución del futuro Consejo Superior de Colegios de Profesionales del Turismo, para la que ya estamos en conversaciones con el Colegio de Canarias.

La solicitud de creación del colegio ya está registrada, y recientemente el Director General del área nos ha confirmado su voluntad de agilizar los trámites al máximo. Igualmente, hemos recabado el apoyo de la mayoría de los grupos políticos de la Asamblea de Madrid y tenemos agendada en los próximos días una reunión con el Director General del Turismo para presentarle el proyecto.

Ya hemos presentado la solicitud de creación del Colegio Oficial de Profesionales del Turismo de la Comunidad de Madrid, como paso previo a la constitución del futuro Consejo Superior de Colegios de Profesionales del Turismo, y en los próximos días nos reuniremos con el Director General de Turismo de la Comunidad de Madrid para presentarle el proyecto.
 

¿Qué valoración hace del sector turístico en España este año?

Ha sido un año convulso, en el que cabe destacar la quiebra Thomas Cook, la incertidumbre que vivimos en torno al programa del Imserso, la venta de Air Europa a IAG y la reciente fusión de las agencias de Globalia y Barceló, cuyos efectos aún no podemos predecir. 

En cuanto a los resultados, en lo que se refiere al receptivo parece que podríamos llegar de nuevo cifras récord, si bien con un crecimiento, si finalmente se produce, muy moderado en el número de turistas y un poco mayor en ingresos. Lo que sí parece claro es que se confirma el final del ciclo de crecimiento continuado. El temor a un Brexit desordenado ha afectado, pero al finalmente no haberse producido no hemos experimentado ese vacío de turismo británico, y en cambio se ha producido un preocupante descenso en el mercado alemán. También, a pesar de este temor y la ya citada quiebra de Thomas Cook parece que en Canarias van a salvar lo que queda de temporada, de lo que debemos felicitarnos. 

El emisor también se está comportando de manera que invita a un moderado optimismo, a pesar de que las previsiones no invitaban demasiado a éste, y a falta de las Navidades también parece que vamos a cerrar el año con buenos resultados.

El pasado mes se celebró la Cumbre Mundial de Agentes de Viaje en Sevilla, donde se trataron, entre otros, los problemas que preocupan a los operadores turísticos ¿cuál es su opinión al respecto?

Sin duda, el tema protagonista fue la relación (tensa), que hay entre las agencias de viajes e IATA. Cada vez más agencias de viajes dan la espalda a esta Asociación y recurren a opciones alternativas, principalmente los consolidadores, a la hora de distribuir billetes de avión. Así lo han puesto de relieve alguno de los participantes en la mesa redonda sobre el mercado de la distribución aérea que han señalado a las imposiciones del lobby aéreo como uno de los motivos que ha provocado la drástica reducción del número de puntos de venta con título IATA.

Un ejemplo claro que evidencia esta ruptura es la situación que se vive en el mercado peruano, donde de las 5.000 agencias de viajes que operan, únicamente 164 pertenecen a IATA. El presidente de la Asociación de Agencias de Viajes Peruanas (APAVIT) y miembro de FOLATUR, Ricardo Acosta, se mostró especialmente incisivo con la estrategia adoptada por el lobby aéreo, afirmando que «cada vez más agencias han salido al no ser un colaborador o un socio». Según denuncia, «las agencias no tienen ni voz ni voto en las decisiones de IATA, que solo defiende los intereses de las compañías aéreas». Asimismo, critica que «mientras que a nosotros nos obligan a liquidar al BSP cada seis días, a los clientes que nos quitan les dan de 30 a 60 días».

También la  presidenta de la Asociación de Viajes y Turismo de Estonia (ETFL), Merike Hallik, declaró que «la acreditación de IATA ha perdido valor y cada vez más agencias de viajes cancelan su licencia». A su juicio, «no es una crisis, sino un enfriamiento» provocado por la forma de actuar del lobby aéreo, que «nos deja fuera de cualquier proceso de votación y, por tanto, sin poder de decisión».

Cabe recordar que en España, aunque no se llega al nivel de Perú, se ha producido una drástica reducción de puntos de venta IATA. Según los últimos datos, en la actualidad hay una cifra aproximada de 4.000 oficinas con título IATA, frente a los cerca de 8.000 que se alcanzaron antes del estallido de la crisis económica.

¿Qué le pide la AEPT al nuevo gobierno entrante en España?

A las autoridades lo que les pedimos es que nos liberen de las incertidumbres, que regulen de manera coordinada y que promocionen aprovechando las sinergias y la enorme fortaleza de la Marca España. Al gobierno central, concretamente, le pediríamos que refuerce esa coordinación con las Comunidades Autónomas en lo que se refiere a la promoción y, sobre todo, en la regulación de esos nuevos actores, mal llamados economía colaborativa, para que, ya que al fin y al cabo compiten en igualdad de condiciones, deban tener unas obligaciones al menos asimilables a las de la oferta reglada.

Santiago, sabemos que una de sus máximas preocupaciones es la formación en el sector, ¿qué decisiones deberían tomarse en esta materia?

Este es un asunto que nos preocupa sobremanera. Desde nuestros inicios, en AEPT venimos reivindicando unos estudios de calidad, reconocidos socialmente, con el suficiente prestigio académico y reconocido por las empresas a la hora de seleccionar a su personal. 

Parecía que la llegada, aunque tardía, de nuestros estudios a la universidad iba encaminada a conseguir este objetivo, y lamentablemente vemos años después que esto no está siendo así. Por los motivos que sea, no sé si políticos, de organización, de falta de personal o de tensiones interdepartamentales, da la sensación de que los estudios de Turismo son la Cenicienta en la mayoría de las universidades.

Los planes de estudios no terminan de ajustarse a las necesidades reales del mercado laboral, falta profesorado que compagine la enseñanza con el ejercicio profesional, y es urgente la adecuada combinación teórico-práctica del itinerario formativo. Esto hace que a muchas empresas no les resulte suficientemente diferenciador un título específico en turismo y acudan a contratar personas con otras titulaciones ajenas a nuestro sector.

Uno de los motivos del citado proyecto de creación del Consejo Superior de Colegios Oficiales de Profesionales del Turismo es poder contribuir a la mejora de los estudios turísticos, no sólo de grado y posgrado, sino también de formación profesional, tan necesaria para aquellos puestos en los que no hace falta titulación universitaria.

Deja un comentario!