Las agencias de viajes recorren el centro de València para pedir ayudas urgentes y que se incremente el ritmo de vacunación

La Asociación Empresarial Valenciana de Agencias de Viaje (AEVAV), que agrupa a 275 casas centrales y más de 300 puntos de venta, ha salido esta mañana a protestar por el centro de Valencia para reclamar del gobierno menos limitaciones en la movilidad y que incremente el ritmo de vacunación, porque con la marcha actual, «no solo se pierde la campaña de Semana Santa sino que está en serio peligro la de verano, y eso si que sería la puntilla del sector», según ha señalado Miguel Jiménez, presidente de AEVAV.

Una vacunación que debe permitir poder abrir la mano de la movilidad. Las pequeñas agencias de viaje no tienen ninguna posibilidad de trabajar ni lo más mínimo, mientras se mantengan los cierres perimetrales.

Y es que después de un largo año de pandemia, como ocurre con otros muchos subsectores del turismo o el ocio, este sector de las agencias ha sufrido una merma enorme tanto de empresas como de trabajadores, y los que permanecen a flote tienen la sensación de que penden de un hilo y lanzan un SOS.

En concreto, se calcula que en la Comunidad Valenciana trabajaban unas 1.400 agencias antes del inicio de la pandemia, y que después de estos 12 meses, un 20%, es decir unas 280, ya han cerrado. En términos de empleo, se calcula que éstos cierres se traducen en unas 400 ó 500 personas que han pasado a engrosar las filas del paro. Y eso sin contar que la inmensa mayoría de trabajadores siguen incluidos en un ERTE, y su futuro es incierto.

Para aliviar esta situación, desde AEVAV piden dos cuestiones: la primera, que lleguen las ayudas previstas y adjudicadas ya, pero que no terminan de llegar, y en segundo lugar, que además de esas ayudas directas, se condone la parte de los impuestos por una actividad que -en realidad- no se ha podido desarrollar por orden gubernamental.

Deja un comentario!