El coronavirus pone en peligro de extinción el turismo activo en España

La Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo (ANETA) y la Asociación de Ecoturismo de España (AEE) alertan en un comunicado conjunto dirigido a la secretaria de Estado, Isabel María Oliver, sobre la gravedad del impacto económico en las pymes y los profesionales autónomos del Turismo Activo y el Ecoturismo a nivel nacional debido a la inactividad impulsada por el estado de alarma decretado el pasado sábado, 14 de marzo, para gestionar la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Ante la preocupación y el estado de incertidumbre en el sector, las asociaciones nacionales solicitan medidas adicionales extraordinarias que les ayuden a superar esta crisis. 

Turismo Activo

Frente a la gravedad de la situación y la previsión de aprobar nuevas medidas de apoyo económico, los presidentes de ANETA y de la Asociación de Ecoturismo de España solicitan que se incorporen otras medidas más efectivas para ayudar a las pymes y micropymes como la exención en el pago de la cuota de autónomos de forma parcial o totalmente (sin moratoria de pago), el aplazamiento del pago del IVA sin intereses, las bonificaciones en los seguros sociales y retenciones de los trabajadores, así como la moratoria en el pago de cuotas de los créditos hipotecarios sin intereses. 

Otras medidas extraordinarias incluyen las exenciones en el pago del IBI para las empresas que se dedican al alojamiento rural y los restaurantes, además de otros impuestos de aplicación estatal, regional o local. “Las medidas aprobadas el pasado 13 de marzo son insuficientes para nuestras empresas, el retraso en el pago de impuestos conlleva el colapso de emprendedores y autónomos el próximo trimestre ya que no habrá ingresos en estas empresas durante meses para afrontar el pago de dichos créditos ni del retraso de impuestos, y los créditos blandos, aunque necesarios, no podrán solventar la situación”, expone en el comunicado el presidente de ANETA, Óscar Santos.

Los empresarios necesitan saber cómo se van a articular los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), y esas medidas tienen que estar articuladas para que no sufra ni el trabajador ni el empleo. “Es evidente que la situación requiere medidas que las empresas puedan asumir, no pueden ser las mismas que con un ERTE normal, en el que las empresas tienen que pagar el 100% de los seguros sociales y el trabajador solo cobra por parte del Estado el 70% de su salario”, argumenta Raúl Temprano, vicepresidente de ANETA. 

Por su parte, el vicepresidente de la AEE, Joaquín Fernández de Liencres, añade que “a la problemática existente se suma la necesidad imperiosa de equiparar el IVA que se aplica a nuestra actividad al del resto del sector turístico (el 10% frente al 21% que soportan las empresas de Turismo Activo y Ecoturismo), y que llevamos ya demasiado tiempo reclamando al Estado”.

Ante el cese obligado e indefinido de la actividad turística, las empresas asociadas han informado de cancelaciones masivas en todas sus reservas durante los próximos cuatro meses, además de las solicitudes de devolución de los anticipos. A esto se añade la cancelación de la actividad de los centros escolares que realizan actividades de ocio y educación ambiental, que para algunas empresas supone el 100% de la facturación del periodo y hasta el 80% de su facturación anual. “Falta concreción por parte del Estado, especialmente respecto a las medidas sobre las políticas de cancelaciones, que estamos pactando nosotros directamente con los clientes”, declara Fernando Falomir, presidente de la Asociación de Turismo Activo de la Comunidad Valenciana, CV Activa. 

Desde las asociaciones nacionales sostienen que es necesario empezar a articular urgentemente una campaña promocional que permita reactivar la actividad turística una vez superada la crisis sanitaria. “Estas medidas tendrán un amplio alcance en número de empresas y empleos en el medio rural, ya que englobamos a más de 20.000 empresas, por lo que esta crisis afectará a más de 60.000 familias cuyos ingresos dependen directamente de nuestra actividad”, explica José Luis Echevarría, presidente de ACTIVA CANARIAS. 

Según Amanda Guzmán, gerente de la AEE, “el Ecoturismo y el Turismo Activo son sectores esenciales en la lucha contra el despoblamiento en las zonas rurales ya que fomentan el imprescindible empleo local. Además, uno de los compromisos del Ecoturismo es el de apoyar de manera activa la conservación de los espacios naturales, involucrando al visitante en la cultural local y en sus tradiciones.                                                 

Jesús Pozuelo, presidente de la Asociación de Ecoturismo de España concluye afirmando que “esta lamentable situación ha consolidado el trabajo común entre la Asociación de Ecoturismo y ANETA para poder enfrentar esta crisis, evitando así la posible extinción de un sector en auge que fomenta el turismo sostenible, responsable y que convierte a los turistas en protagonistas de la conservación de nuestro medio natural”.

Deja un comentario!