ACAVe pide en la protesta de Barcelona un plan de rescate para las agencias que permita su supervivencia hasta la reactivación de los viajes

Unos mil representantes de agencias de viajes, según los organizadores, se han concentrado este jueves en la Plaza de Sant Jaume de Barcelona para pedir ayudas directas al sector ante la grave situación creada por la COVID-19.,

El presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVe), Martí Sarrate, ha leído un manifiesto que, posteriormente, ha entregado al primer teniente de alcaldía de Economía del Ayuntamiento de Barcelona, que a continuación reproducimos:

Hace 6 meses, en mi condición de presidente de la ACAVe y como representante de las agencias de viajes, tuve la oportunidad de dirigirme al Congreso y exponer la dramática situación de las agencias de viajes y plantear las medidas absolutamente necesarias que pedíamos con carácter urgente.

Hoy, me dirijo a todos vosotros, en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, centro de nuestra ciudad que acoge las principales instituciones de Cataluña, por un lado el Ayuntamiento de Barcelona y por otro el Palacio de la Generalitat de Catalunya, esperando y deseando que mis palabras que representan la unidad del sector ante la grave situación que estamos viviendo, lleguen, no sólo a las instituciones presentes esta plaza, sino también a Madrid y al Gobierno del Estado.

Las agencias de viajes tienen un papel fundamental dentro del sector turístico, tanto desde un punto de vista emisor como receptivo, pues son las principales operadoras y comercializadoras de los diferentes servicios turísticos, ya sean alojamientos, restauración o transportes, dando valor añadido y garantías los consumidores.

En el mes de marzo, cuando comenzó esta situación, formaban parte del sector de las agencias de viajes unas 6.000 empresas, principalmente PYMES y Micropymes, que representaban 9.500 puntos de venta y cerca de 70.000 puestos de trabajo, de los que un 73,5% de eran asalariados y 26,5% autónomos.

Ahora, a punto de terminar en 2020, y después de nueve meses de absoluta parálisis de la actividad, debido a las continuas restricciones y limitaciones de viaje que impiden la movilidad, esencial para nuestra actividad, hemos visto agencias de viajes que ya han tenido que cerrar, como muchas otras con todo el personal en un ERTE continúan con la persiana bajada, mientras que otras han tenido que recurrir a medidas de despido para intentar superar la dramática situación que estamos viviendo.

Durante este año se han aprobado algunas medidas que intentaban paliar la situación, no obstante, frente a una caída del 90% de la facturación, estas medidas han resultado totalmente insuficientes y han demostrado que no dan respuesta a la grave y excepcional situación que está viviendo el sector.

Los ERTE están prorrogados hasta el 31 de enero de 2021 pero dada la situación actual, no habrá más remedio que volver a prorrogarlos, sin embargo, las condiciones con las que se hicieron las diferentes prórrogas nada tienen que ver con los primeros ERTE aprobados, ya que han supuesto pagos de cuotas de la Seguridad Social por parte de las empresas.

Asimismo, al inicio de esta situación pandémica se aprobaron créditos ICO, a los que muchas agencias de viajes tuvieron dificultades para acceder y que además han acabado suponiendo un mayor endeudamiento de nuestras empresas.

Desde la Generalitat de Cataluña también se han aprobado durante este año algunas ayudas a las que podían acceder las agencias de viajes, pero dada la gravedad de la situación estas ayudas también han resultado totalmente insuficientes y autónomos y empresas se han quedado en las listas de espera.

Por parte de los ayuntamientos han seguido aplicando en su totalidad impuestos y tasas municipales y las empresas ante unos ingresos inexistentes han continuado pagando el IBI o del IAE.

A todo ello hay que sumarle la normativa totalmente restrictiva que se aplica a la actividad de las agencias de viajes, las cuales ante las innumerables cancelaciones de viajes combinados que se han realizado durante estos meses, se han visto obligadas a reembolsar los servicios que no han sido reembolsados por muchos de los proveedores, destacando entre ellos las compañías aéreas.

De ahí que las agencias de viajes unidas reclamemos con carácter de urgencia un plan de rescate del sector que permita su supervivencia hasta la reactivación de la actividad, que incluya:

  • Ayudas directas al sector: es totalmente imprescindible que a nivel de todas las administraciones aprueben ayudas directas a las agencias de viajes que permitan su supervivencia de las empresas durante todo el tiempo que perduren las restricciones de viaje que impiden llevar a cabo la nuestra actividad.
  • Prórroga de los ERTE hasta la reactivación de la actividad, que se prevé que no será antes del segundo semestre de 2021. Asimismo, se pide la exención total de las cuotas de la Seguridad Social para las empresas y que no consuman prestación de desempleo por los trabajadores. De igual modo es imprescindible que se aprueben medidas que permitan la reincorporación de los trabajadores a medida como se reactiva la actividad.
  • Reducción a mínimos de los impuestos y tasas municipales, como son el IBI y el IAE.
  • Medidas para la reducción de los alquileres y subvenciones y ayudas para hacer frente a los mismos.
  • Accesibilidad de las Pymes y autónomos a las diferentes líneas públicas de financiación, ya sean autonómicas o estatales, en condiciones aún más favorables a las actualmente vigentes.
  • Garantizar el acceso de las Pymes y micropymes a las ayudas de los fondos europeos.
  • Modificación urgente de la normativa de viajes combinados que obliga a las agencias de viajes de manera solidaria a hacer frente a los reembolsos que no han sido previamente reintegrados por los proveedores.
  • Garantizar el cumplimiento del Reglamento CE 261/2004 que obliga a las compañías aéreas en el reembolso de los billetes en caso de cancelación de los vuelos.
  • Que se establezca un fondo que garantice los reembolsos pendientes de los diferentes proveedores turísticos.
  • Dentro de la situación sanitaria que estamos viviendo, adoptar medidas que faciliten la movilidad con seguridad. En este sentido pedimos que los test PCR para viajar sean sustituidos por los test de antígenos, los cuales  ya han demostrado su eficacia y la misma Comisión Europea anima a los Estados miembros en el mutuo reconocimiento de los resultados de los tests para facilitar los movimientos entre fronteras, recomendando que los reconozcan mutuamente. Asimismo, que se establezcan corredores seguros entre destinos que se encuentren en condiciones sanitarias similares.
  • Adopción urgente de medidas que reactiven el consumo de viajes, como son la reducción del IVA que actualmente se encuentra en el 21% a las agencias de viajes y la creación de bonos de viajes que incentiven la contratación de viajes.

Todas estas medidas tienen un carácter urgente y absolutamente necesario y de ellas depende la supervivencia del sector de las agencias de viajes, formado por Pymes, micropymes y autónomos, que llevan nueve meses con su actividad totalmente paralizada y sin ayudas reales que den respuesta a la grave situación que están viviendo.

Las agencias de viajes queremos continuar trabajando y ofrecer nuestro valor añadido a los viajeros, siendo sus prescriptores de viajes y ofreciéndoles garantía y servicios de calidad.

Deja un comentario!