«Port de València» ya luce en lo más alto del recinto portuario valenciano

  • La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha restaurado el histórico depósito de agua y su torre de hormigón armado de la antigua Unión Naval de Levante

Esta acción de restauración forma parte de las que la APV va a acometer en los próximos meses hasta concluir con la restauración de las naves de Unión Naval que, en un futuro albergarán, la nueva estación de pasajeros del puerto valenciano. En este sentido, es una obra menor, pero de gran simbolismo para el puerto por lo que conlleva de implicación con su entorno.

«Port de València» ya luce en lo más alto del recinto portuario valenciano. El histórico depósito de agua de la antigua Unión Naval de Levante, uno de los elementos arquitectónicos que la cátedra Demetrio Ribes señaló como referente portuario a conservar, ha sido totalmente restaurado por la Autoridad Portuaria de València (APV) y pintado con los colores corporativos de la administración portuaria (azul y blanco) para dar mayor visibilidad al nombre de Port de València, tanto desde tierra como desde el mar.

Para la restauración del depósito y su torre de hormigón armado, se han realizado diversos trabajos: se ha saneado y limpiado la estructura de hormigón mediante medios mecánicos manuales, se ha realizado un tratamiento pasivante para la estructura de hierro en mal estado, se ha aplicado 75 litros de un tipo de resina específico (puente de unión) para las zonas en mal estado y se ha utilizado 2600 kilos de mortero de reparación sobre las zonas tratadas de la estructura de hormigón. A continuación, se ha aplicado 340 litros de pintura impermeable de color blanco y azul, para la estructura y el depósito respectivamente, con una aplicación de tres manos de acabado.

Esta acción de restauración forma parte de las que la APV va a acometer en los próximos meses hasta concluir con la restauración de las naves de Unión Naval que, en un futuro albergarán, la nueva estación de pasajeros del puerto valenciano. En este sentido, es una obra menor, pero de gran simbolismo para el puerto por lo que conlleva de implicación con su entorno.

DESPIECE: Cronología de la Unión Naval de Levante

La sociedad Unión Naval de Levante fue constituida en 1924 con la finalidad de proporcionar la actividad constructiva de toda clase de navíos y reparaciones de buques en el puerto de València.

Sus orígenes se remontan a 1916, cuando José Juan Dómine funda la Compañía Transmediterránea con la unión de diversas sociedades navieras, entre ellas también los Talleres Gómez, para la construcción de unos astilleros junto al muelle de Poniente.

El 17 de noviembre de 1917 se otorga la concesión definitiva para la construcción de estos astilleros. El proyecto y las obras fueron dirigidas por el ingeniero Justo González Garrido. Estas comenzaron con el desvío del malecón del Turia y la explanación de terrenos, ganando al mar 16.568 m2. Tras ello, entre 1918 y 1920 se realizaron los trabajos de cimentación, instalación de vías férreas y la construcción de los edificios para talleres, estando en proceso la instalación de las grúas-torres y restando apenas el inicio de las antegradas y gradas.

Con motivo de la crisis económica de los años 20 se tuvo que reducir la inversión, por lo que se optó por crear una entidad propia para la actividad de los astilleros. Así, el 11 de abril de 1924 se funda en Barcelona la nueva sociedad Unión Naval de Levante, cuya constitución fue llevada a cabo por la Compañía Transmediterránea, Astilleros de Tarragona y Fried, Krupp Germaniawerft Aktiengesellschaft A.G.

En 1925 se terminaron las tres gradas proyectadas y tuvo lugar la inauguración oficial de los astilleros de València, de manos del Príncipe de Asturias, que puso la quilla al buque mixto «Ciudad de Algeciras» (bautizado entonces como «Miguel Primo de Rivera»). El buque sería botado al año siguiente. Paralelamente, también se inició la construcción de otros buques de carga, pasaje, petroleros, de transporte armado e incluso el primer buque de propulsión eléctrica construido en España: el «Artablo».

Durante la Guerra Civil los astilleros fueron incautados y su actividad se basó en la producción de armamento, tanques y carros blindados. Por esa razón, así como por la situación estratégica en el puerto de València, el conjunto industrial sufrió numerosos bombardeos provenientes de los aviones italianos aliados del bando sublevado. Tanto las naves como las gradas y grúas quedaron seriamente destruidas, teniendo que ser reconstruidas en los años posteriores al conflicto bélico.

En paralelo a esta reconstrucción, durante la década de los 40 también tuvo lugar la ampliación de la factoría. Los antiguos Talleres Gómez fueron desmantelados y sus terrenos permutados a unos situados junto al muelle del Turia y en el antiguo paseo del Caro, donde se construyeron nuevas instalaciones para talleres y maquinaria. También se trasladó el dique flotante al nuevo muelle de Armamento, se construyó una nueva grada (Grada IV, posteriormente llamada grada 2) y se mejoraron las condiciones y formación de los empleados con la nueva Escuela de Aprendices, economato y biblioteca.

Talleres Gómez se fundó en 1878 en la calle Santa Ana del Grau. Sus instalaciones se trasladaron en 1906 al muelle de Poniente; allí se construía y reparaba maquinaria en general, en especial para pesqueros. Hasta su desmantelamiento después de la Guerra Civil, los talleres quedarían anexados y complementarían el trabajo de astilleros mediante la reparación de buques y construcción de máquinas y calderas marinas, motores diesel, material ferroviario y fundición de hierro y metales.

También colaboraron los ingenieros José Rodríguez Carracio, Salvador Canals Álvarez, Luis Dicenta, Estanislao Tintoré, Mr. Beaty y Mr. Scott. 4 En 1946, la Compañía Transmediterránea consiguió adquirir casi la totalidad del capital social de los astilleros. En los años 60 y 70 Unión Naval quedó vinculada al grupo del Banco Central y, posteriormente, del Banco Santander Central Hispano. En 1983, como resultado del proceso de creación de filiales, nacen Unión Naval Valencia y Unión Naval Barcelona, las cuales fueron adquiridas en 1999 por Grupo Boluda. Con ello, la producción se especializó en la reparación y fabricación en serie de buques estándar, de salvamento, remolcadores de puerto y altura, petroleros y barcazas de suministro de combustible.

La Autoridad Portuaria ha rescatado la concesión del histórico complejo de Unión Naval para que albergara la futura estación de pasajeros de línea regular y de cruceros. Un proyecto aprobado por el Consejo de Administración de la APV que se desarrollará salvaguardando los elementos y edificaciones históricas – como el depósito y torre del agua ahora recuperado – que indicó la Cátedra Demetrio Ribes de la Universidad de Valencia.

Deja un comentario!