El sector turístico de Tarragona deja de facturar 4.500 millones de euros a causa de la Covid-19

  • Las pernoctaciones caen un 74% en la provincia de Tarragona durante el 2020.
  • Este año, no ha habido prácticamente turismo internacional.
  • Ahora mismo ya se da por terminado el turismo vacacional debido a la nula presencia de turismo sénior europeo y eventos empresariales y deportivos.
  • La FEHT reclama medidas urgentes para la supervivencia del sector que genera el 25,7% del PIB

El peor año de la historia del turismo en la provincia de Tarragona. Esta es la conclusión una vez la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de la provincia de Tarragona (FEHT) ha presentado los principales indicadores. Así, desde el 1 de enero y hasta el 31 de agosto, según datos del Tourism Data System del Observatorio de Turismo del Departamento de Innovación Turística del Eurecat, las pernoctaciones en la provincia de Tarragona han disminuido un -74,3% respecto al mismo período del año pasado. En total, se han realizado 4.134.939, frente a las más de 16 millones de 2019. En la Costa Daurada el descenso ha sido del 75,4%, mientras que en las Terres de l’Ebre del 58,2%.

Berta Cabré, presidenta de la FEHT, ha anunciado que «nos encontramos ante una situación excepcional que nos ha llevado a unos registros que no nos podríamos haber imaginado. Después de los tres meses que estuvimos cerrados -incluyendo Semana Santa-, el verano tampoco ha ido bien debido a los rebrotes que ha habido en Lleida, Aragón, Navarra, Euskadi y Barcelona, nuestros principales clientes nacionales». Respecto al cliente internacional, Cabré ha manifestado que «entre rebrotes, cuarentenas, recomendaciones de no viajar y fronteras cerradas, prácticamente no ha venido nadie. Solo el 18,8% de las pernoctaciones las han hecho turistas extranjeros, básicamente franceses». Así, la FEHT cifra que este año el sector turístico dejará de facturar unos 4.500 millones de euros.

Y es que la dura bajada al sector ha sido global y ha afectado a todos los tipos de alojamiento, por ejemplo, los hoteles han registrado un -81,9% de pernoctaciones, los campings un -66,5% y los apartamentos un -70,3%. Además, las estancias realizadas por los visitantes también han sido más cortas, con una media de 3,30 noches, respecto a las 3,90 noches del mismo período del 2019.

En cuanto a los mercados, todos han tenido una fuerte bajada: nacional -59,6%; francés -80,9%; británico -97,7%; ruso -99,6%, e irlandés -99,3%, entre otros. Cabré ha confirmado que «estos datos dramáticos han llevado a que el 45% de los hoteles de Salou, Cambrils y La Pineda -donde está el 75% de todas las plazas de hoteles disponibles en la provincia- no hayan ni abierto en todo el año. Es un dato durísimo, porque, como mínimo, estos establecimientos estarán 18 meses sin tener ningún ingreso».

Ahora mismo, en la provincia de Tarragona, el turismo vacacional ya se da por terminado y es que Cabré ha señalado que «sin el turismo sénior de Europa, ni los eventos deportivos que tradicionalmente se celebraban por estas fechas, no hay visitantes». La gran planta hotelera y los campings más grandes ya han cerrado o lo harán pronto y algunos establecimientos pequeños alargarán la temporada hasta Todos los Santos. Por su parte, otros establecimientos que habitualmente abren todo el año, intentarán permanecer abiertos subsistiendo con ocupaciones muy bajas entre semana debido a la caída general de las estancias que generaban las empresas, las reuniones o las convenciones y aprovechando el turismo de proximidad los fines de semana.

Medidas urgentes para la supervivencia del sector

Ante este panorama actual y de la situación de total incertidumbre con la que se ve el futuro, el sector reclama medidas que ayuden a su supervivencia, básicamente, al menos hasta Semana Santa 2021. Según Cabré, «el turismo es el principal motor socioeconómico de la provincia de Tarragona. Generamos un PIB específico turístico y un impacto del 25,70% respecto del total. Además, un 28,5% de los cotizantes a la Seguridad Social corresponden al sector del turismo y la hostelería. Así pues, necesitamos medidas que nos ayuden a afrontar el 2021 con unas mínimas garantías, hay mucha gente que depende del turismo, tanto directa, como indirectamente».

Cabré ha sido muy directa y reclamó a las Administraciones que «ante el peor año de la historia y de un futuro incierto, las Administraciones no pueden improvisar más, necesitamos planificación y ayudas para que el turismo y todas las personas que dependen de él sobrevivan».

Así, desde la FEHT, se suman a las peticiones hechas por la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Cataluña (CONFECAT) -la entidad que agrupa a las principales asociaciones turísticas en Cataluña- y la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) -la gran patronal sectorial a nivel español- donde se reclama la creación de un plan de choque para abordar la recuperación del turismo, así como implantar un plan de reactivación del turismo con medidas sanitarias, laborales, fiscales y económicas concretas y de máxima urgencia.

En el ámbito laboral, se reclaman unos ERTE específicos para el sector que permitan la entrada y salida de trabajadores en función de la coyuntura turística y que cuenten con una exoneración total de la Seguridad Social de los que se quedan dentro del ERTE, no de los que salen. Estos nuevos ERTE deben estar activos, como mínimo, hasta la Semana Santa de 2021 para garantizar que las empresas tengan margen para llegar hasta esa fecha. En materia de salud, se apuesta por la realización de pruebas y test a los turistas que llegan a España. En materia fiscal, se solicita que se articule la exoneración de algunos impuestos que gravan la actividad, tanto a nivel local, como autonómico, para este ejercicio 2020, como es el caso del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), las tasas municipales, el Impuesto sobre actividades Económicas, etc., que, por sus características, representan un elevado coste para las empresas en un contexto de prácticamente cero ingresos. Finalmente, en el ámbito económico, se reclama que se empiecen a planificar campañas de promoción nacionales e internacionales para activarlas rápidamente una vez pase la pandemia.

Deja un comentario!