El Gobierno de España da continuidad al Programa de Balnearios del Imserso hasta 2021

Tras varios meses de procesos de consultas y negociación entre el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) y el sector de los Balnearios, finalmente el pasado viernes, el Consejo de Ministros aprobó la renovación del Programa de Termalismo Social para los próximos dos años con posibilidad de prórroga para un tercero.

La Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL) valora muy positivamente la renovación por parte del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) del Programa de Termalismo Social durante las temporadas 2019 y 2020, con posibilidad de prórroga para 2021, tras la aprobación el pasado viernes del acuerdo por parte del Consejo de Ministros.

Miguel Mirones, presidente del ANBAL, manifiesta que este acuerdo va a propiciar la permanencia del Programa de Termalismo social y va a permitir que en los próximos dos años más de 500.000 personas disfruten de los beneficios de las Aguas Mineromedicinales de los Balnearios españoles. Además, supone la permanencia de una realidad económica y social que ha trascendido gobiernos de distinto signo en los últimos 30 años. Y en este sentido, es importante señalar que el programa, cuyo impacto económico supera en cada edición los 100 millones de euros, no es un gasto para la administración sino una inversión, puesto que por cada euro que el Estado invierte, según los estudios realizados, recupera 2,4”.

Tal y como destaca el presidente de ANBAL, el programa de Termalismo Social “es posiblemente el programa estatal que más contribuye a determinadas cuestiones que muchos consideran de Estado”, como por ejemplo la fijación de población en el ámbito rural, “puesto que la gran mayoría de los Balnearios se encuentran situados en comarcas en las que estos establecimientos se convierten en la actividad económica fundamental del territorio y actúa como tractor económico del comercio y los servicios complementarios de la zona”, dando trabajo a prácticamente 10.000 personas, entre empleos directos e indirectos.

Por otra parte, continúa Miguel Mirones, “prácticamente el 70% del empleo generado es femenino. A esto hay que añadir que también a través de los Balnearios se está contratando a un gran número de población inmigrante, que suele trasladarse en muchos casos con sus familias, ya que muchas estaciones termales se encuentran en zonas despobladas, lo que favorece los procesos de integración en estas comarcas a través de contratos vinculados al Programa que dan cobertura a los trabajadores durante 9 ó 10 meses al año”.

“Por este motivo”, asegura el presidente de ANBAL, “hay que poner en valor la función que el IMSERSO está desarrollando y destacar el trabajo y la historia de un Instituto que tanto ha contribuido en muchas zonas de España a la desestacionalización del sector turístico en general y de los Balnearios en particular, ahora que ha cumplido 40 años de existencia”. Si a todo ello “le sumamos el escaso margen de tiempo del que han dispuesto los actuales responsables de la gestión del Instituto para llevar a cabo un proceso de consulta, negociación y posterior tramitación administrativa que diera soporte a la renovación del Programa para los años 2019 y 2020, creemos que es importante destacar nuestra satisfacción por la continuidad del programa y el reconocimiento a la gestión realizada”.

El Programa está considerado como una prestación socio-sanitaria, complementaria a las prestaciones de la Seguridad Social, que tiene como objetivo principal proporcionar al colectivo de personas mayores, que por prescripción facultativa precisen tratamientos para problemas osteo-articulares o respiratorios, la posibilidad de acceder al disfrute de turnos de estancia en balnearios a precios reducidos. Como en anteriores ediciones, el programa se desarrollará desde el mes de febrero hasta el de diciembre, ambos incluidos. Los turnos de estancia en los balnearios podrán ser de 10 y de 12 días. Los beneficiarios son pensionistas de jubilación e invalidez, pensionistas de viudedad mayores de 55 años, el resto de pensionistas y perceptores de prestaciones o subsidios de desempleo con 60 años o más y asegurados o beneficiarios de la Seguridad Social con 65 años o más -aunque no sean pensionistas-. Además, se reconoce la posibilidad de acompañamiento de los hijos con discapacidad igual o superior al 45%.

En la imagen, Miguel Mirones, presidente de ANBAL junto con la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, el pasado mes de julio.

Deja un comentario!